Una cabaña en el bosque

Autora: Mª Carmen Moreno Alférez

Ilustrador: Laura López

Correctora: Mary Esther Campusano

Género: relato, misterio (a partir de 13 años)

Este cuento es propiedad de Mª Carmen Moreno Alférez, y su ilustración es propiedad de Laura López. Quedan reservados todos los derechos de autor.

UNA CABAÑA EN EL BOSQUE

Como todos los jueves, los cinco jóvenes se reunieron en la cabaña del bosque para contar historias de terror. Carlos había sido el primero en llegar por lo que sería él el que contaría la historia hoy.

Los cinco chicos estaban sentados en el centro de la habitación, que hacía años que ya no era un salón, alumbrados por cinco velas colocadas simétricamente delante de ellos y que daban un aspecto aún más misterioso a la estancia.

Carlos comenzó su historia.

«Esta historia sucedió en este mismo bosque en el que nos encontramos hace ahora cien años. Esta casa pertenecía al marqués de Casalla. El marqués era un buen hombre. Era amable con todos sus vecinos, cariñoso con sus seres queridos, además de atento, compasivo y desinteresado. Trabajaba casi todo el día en una organización benéfica en un intento por ayudar a los más desfavorecidos. Tenía una esposa muy bella que estaba entregada en cuerpo y alma a su marido.

Así transcurrieron los años y, para Carla, la llama del amor que con tanto ímpetu ardía se fue apagando. Las jornadas de trabajo del marqués eran cada vez más largas y esto hacía que su bella esposa se sintiera cada vez más sola.

Un día, mientras paseaba por el bosque que rodeaba su mansión, se encontró con un joven montando a caballo. La mujer se sobresaltó. «¿Quién era ese hombre? ¿Y qué hacía en sus tierras?» Como si le hubiera leído el pensamiento el hombre se presentó. «Buenos días, señora marquesa. Me llamo Antonio Davide. Vivo en los terrenos que colindan con su propiedad. Hoy mi caballo no ha querido obedecerme y se ha adentrado en sus terrenos. Le  ruego disculpe mi osadía.» La marquesa se hizo la ofendida pero una incipiente sonrisa delataba su agrado ante la presencia del muchacho. Tras un intercambio de amables palabras, la marquesa lo invitó a que viniese a su propiedad cuando quisiera. Así, el joven volvió cada día a visitar a la dama. Lo que al principio fueron unas visitas de cortesía se fueron convirtiendo en citas para tomar un café, para jugar al ajedrez, pasear… hasta que los dos jóvenes se convirtieron en amantes.

En la aldea, las aventuras de la marquesa eran un secreto a voces. Todo el mundo sabía lo que ocurría menos el marqués ya que, como sabemos, el cornudo es el último en enterarse. Así pasaban los días. Mientras el marqués trabajaba más y más, su esposa se entregaba a su amante.

Quiso el destino que un día el marqués se encontrara mal y volviera pronto a casa. Los amantes estaban tan entusiasmados que no escucharon la puerta. Tampoco se percataron de unos pasos que subían por las escaleras. Cuando abrió la puerta no pudo dar crédito a lo que veía. Sin pensárselo, sacó del bolsillo de su chaqueta el pequeño revólver que llevaba siempre consigo y los mató. Desde entonces, cuenta la leyenda que el espíritu de la marquesa vaga por este bosque intentando recuperar la vida perdida.»

Los chavales acogieron con risas el final de la historia. Aunque algo recelosos no querían mostrar su temor. Todavía con los pelos de punta comenzaron a salir del caserón. Tenían que atravesar parte del bosque para llegar a la senda que les llevaba de vuelta a casa. Caminaban desternillándose de las ocurrencias de Carlos y bromeando sobre aquella dama que podía aparecer tras cualquier árbol o escondida tras alguna sombra. Así, broma tras broma, continuaron su camino.

Al día siguiente, una noticia sobresaltó a los habitantes del pueblo: «Desaparecen cinco jóvenes». Nadie supo explicar que les había pasado a los chicos. Tampoco encontraron sus cuerpos. Simplemente no volvieron a casa.

En la casa del marqués, emparedados, los jóvenes no paraban de gritar pero nadie escuchaba sus gritos. No sabían cómo habían llegado allí. Una joven y hermosa mujer sonreía desde el salón de la mansión.

Imagen de Laura López

Imagen de Laura López

Los padres, alertados por la desaparición de los muchachos, comenzaron la búsqueda. Tras preguntar a algunos de sus amigos se enteraron de las reuniones en la casa del bosque. Una patrulla se dirigió al lugar pero ni siquiera llegaron a entrar. Justo antes de la puerta de la mansión un extraño olor les alertó. «Debemos salir de aquí» -dijo uno de los padres.

A las pocas horas volvieron con unas mascarillas especiales. No sabían si ese olor les podría causar algún daño.

Una vez dentro del caserón observaron marcas en el suelo de la incursión de sus hijos. Pero esa no eran las únicas huellas que encontraron. En la cocina y en el dormitorio encontraron vestigios que indicaban que la casa estaba habitada. ¿Quién viviría allí? Nunca habían sabido que nadie habitara esa casa. La sorpresa fue mayúscula cuando vieron una sombra femenina atravesar corriendo la estancia. La siguieron hasta atraparla. Una mujer desquiciada luchaba por soltarse. Sus gritos eran estremecedores.

Al oír el alboroto, los chicos empezaron a gritar. Los padres acudieron a la llamada de auxilio rompiendo el muro para sacarlos. Entre besos y llantos se produjo el milagro.

Las investigaciones policiales descubrieron que la joven que habitaba la casa era una chica que se había escapado con su profesor de ciencias. Él había muerto fruto de unos gases tóxicos producidos por sus propios experimentos. Esos productos habían producido demencia en la bella joven que recorría los bosques cual fantasma en busca de su amor.

Anuncios
Comments
14 Responses to “Una cabaña en el bosque”
  1. Irene dice:

    Después de tu relato del osito, me he llevado una gran sorpresa con este, MªCarmen, porque es totalmente diferente, e increíblemente tenebroso, que creo que esa era tu intención. Me gusta mucho tu estilo en ambos casos. Enhorabuena!

    Laura, qué te voy a decir de la ilustración que ya no sepas… ¡Que cuanto más la miro más me gusta!

  2. tico dice:

    Magnífico relato y estupenda ilustración, encajan muy bien una con otro. Felicidades a las dos por el trabajo.

    • Mª Carmen Moreno dice:

      Muchas gracias, Tico. La verdad es que me encantó la ilustración en cuanto la vi porque plasma muy bien lo que quería decir con el relato. Un besote.

  3. aurinlopez dice:

    Muchas gracias compañeros, a mi personalmente el relato de mi compañera me venia al pelo ;).

  4. Mayca, ¡nos has llevado por donde has querido! Qué buen final y que buen desarrollo de una trama que era, en cierta manera, una pista falsa. La infidelidad y como consecuencia el crimen pasional (desde luego, que no suele resultar nada perfecto, ahora que el tema está sometido a votación), la locura y la leyenda. Eso ha bastado para que todos esperásemos que la atractiva y ectoplasmática marquesa se hubiese “hecho cargo” de los chavales.

    La idea del extraño olor, el profesor de ciencias muerto por inhalaciones letales y la chica enloquecida, un giro que, al menos yo, no esperaba ya a tres líneas del final del relato. Muy bien!!

    ¡Qué susto!

    ¡¡¡Enhorabuena!!!

    Oh, Auri, you’re great! Me ha encantado el cuerpo de consistencia incorpórea de la fantasmita, las velas a su alrededor, sus manos de pianista (criador de malvas), su pelo mecido al viento del más allá… también los colores, la luz y el cuadro decimonónico en que enmarcas toda la imagen, pero sobre todo, me ha parecido genial el guiño de la mascarilla!!

    ¡¡Enhorabuena!!

    ¡¡¡Saludos!!!

  5. aurinlopez dice:

    Buenos Miguel Angel por la parte que me toca, y aunque solo sea en dos palabras al cuadrado comparado con tu gran post, muchas gracias, muchas gracias 🙂

  6. Historias de terror alrededor de una hoguera. Cuentos que nos quitan el sueño y el aliento a partes iguales. Hacía mucho que no me sentía ahí, sabiéndome seguro y a la vez temeroso. Un relato grandioso Mª Carmen, y una historia que bordea ente la fantasía y la realidad visto como se mueve el mundo últimamente (aunque esto tal vez no sea verdad pues quizás siempre ha sido así, sólo que ahora con los medios nos enteramos de más y más desgracias). Una prosa medida y controlada que ayuda a la historia completan el cuadro que tan acertadamente Laura ha sabido plasmar con la personificación de ese fantasma de mujer que tal vez jamás existió o tal vez siempre estuvo ahí. Felicidades a ambas.

  7. ¡Mayca y Laura, felicidades!¡ Os habeis compenetrado muy bien para ofrecernos un relato y una imagen muy góticos ! Y el desenlace, original, desvanece el mundo de las leyendas para dar con una solución más terrenal. ¡Enhorabuena, besos a las dos!

  8. aurinlopez dice:

    Gracias Susana 🙂

  9. Mª Carmen Moreno dice:

    Muchas gracias por vuestras palabras. Perdonad que no haya contestado antes pero ando muy liada. Un besote.

  10. Montse Augé dice:

    ¡Qué buena historia Mª Carmen! Me gusta mucho que hayas usado el tema de los bosques para crear una leyenda, que en realidad no es tal.

    La ilustración le va como anillo al dedo al relato, la figura fantasmagórica me gusta mucho, con mascarilla incluida.Enhorabuena!!!

  11. aurinlopez dice:

    Gracias por mi parte Montse, despues de leer tu post me ha asaltado una duda, no eres la primera que mencionas lo de la mascarilla, de hecho Miguel Angel tambien lo hace, os referis a las que estan detras de la pared ??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: