El espíritu de la Navidad

Autor: Salvador Moreno
Ilustrador: Jessica Sánchez
Género: cuento
Este cuento es propiedad de Salvador Moreno, y su ilustración es propiedad de Jessica Sánchez. Quedan reservados todos los derechos de autor.

EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

Tenía diez años, ojos azules, el pelo rizado, y dorado como el trigo espigado en la campiña antes de ser cortado. Vestía pantalón ajado por la miseria, un suéter azul con rayas blancas de mangas largas que le sobrepasaba las rodillas.

Su madre trabajaba limpiando escaleras por un mísero sueldo; su padre tenía como ocupación darle a la botella y propinarle palizas a su mujer cuando llegaba embriagado.

La niña se ocultaba tras unos cartones cuando veía a su padre maltratar a su madre, muerta de miedo no le salía ni un sollozo. Una tarde fue con su madre al centro de aquella maravillosa ciudad, donde ya brillaban las luces dela Navidady los escaparates relucían llenos de artículos inalcanzables para ella.

Cogida de la mano de su madre, miraba con un brillo en sus ojos que iluminaba más que alguno de aquellos árboles llenos de bolas de cristal y de luces que parpadeaban como estrellas.

En un remolino de gente se soltó su pequeña mano de la de su madre. De repente se detuvo frente a una fuerte y cegadora luz.

Delante de ella, tan cerca que podía tocarlo, estaba aquel gordinflón con rosadas mejillas, con enormes barbas blancas vistiendo un traje rojo, sentado en un trineo tirado por renos que miraban la muchedumbre con ojos redondos donde Rocío pudo mirarse como si fueran espejos.

El hombre vestido de rojo la miró y con un guiño le pidió que se acercara. La cogió en sus brazos. Rocío sintió el calor que desprendían sus brazos; blancas barbas que nacían de las sonrosadas mejillas como chorros de agua plateada por la luna la enredaron con tacto algodonado.

Su madre apareció entre la muchedumbre, se acercó y abrazó a la pequeña que miraba a los renos con los ojos muy abiertos. El hombre del traje rojo se despidió de ella con un beso en la mejilla. Madre e hija se alejaron por la avenida mirando de vez en cuando hacia atrás

Esa noche Rocío se durmió feliz pensando en su aventura.

Rocío se despertó con los gritos de su padre que una vez más llegaba borracho y le estaba pegando a su madre. Se levantó despacio y se asomó tras la cortina que dividía aquella chabola en dos. Sus ojos se llenaron de lágrimas, una rata cruzó la calle, Rocío se refugió entre sus mantas, a pesar del miedo el sueño la venció. Soñó con un trineo tirado por renos volando bajo el cielo estrellado.

Ilustración de Jessica Sánchez

Ilustración de Jessica Sánchez

Anuncios
Comments
3 Responses to “El espíritu de la Navidad”
  1. Montse Augé dice:

    Ojalá el espíritu de la Navidad consiguiera llevarse la violencia lejos, muy lejos….para siempre jamás. Tratas un tema duro y además a través de los ojos de los que sufren en silencio…pero al final nos dejas con el único modo de escapar de la cruel realidad, la magia de los sueños.Enhorabuena por el relato y por recordarnos la fuerza de los sueños y el papel tan importante que juega la magia en estas épocas navideñas, sobre todo para los niños.

    La ilustración refleja maravillosamente esa magia que nos salva, la carita de la niña lo dice todo, los colores que has usado transmiten esa calidez y ese refugio del mundo de los sueños.
    Enhorabuena!!

  2. olgabesoli dice:

    ¡Que relato más triste y lindo a la vez! ¡Y cuánta placidez muestra el dibujo! Geniales los dos.

  3. Jess dice:

    Muchas gracias Montse y Olga 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: