La noche perfecta

Autora: Chus Díaz

Ilustrador: Fernando Halcón

Correctora: Mariola Díaz-Cano

Género: microrrelato

Este cuento es propiedad de Chus Díaz, y su ilustración es propiedad de Fernando Halcón. Quedan reservados todos los derechos de autor.

 LA NOCHE PERFECTA

Cada 24 de diciembre, subo a mi vieja furgoneta y recorro las calles del barrio residencial. Llevo un traje de Papá Noel que me va algo grande, pero que aun así permite que me mueva con bastante agilidad. Una larga barba postiza y un saco marrón completan mi disfraz.

No soy el único que circula esa noche por las calles con la parte trasera de su vehículo repleta de juguetes. Ni siquiera soy el único que aprovecha las sombras para entrar en las casas sigilosas con su saco cargado al hombro. Pero sí soy el único que, al salir de cada casa, lleva el saco más lleno que cuando entró. Y es que yo aprovechola Nochebuenapara colarme en hogares ajenos y llevarme todo lo que encuentro bajo el árbol.

Escojo las casas con especial cuidado. Vigilo que todas las luces estén ya apagadas. Me aseguro de que no tengan alarma de seguridad ni haya perros cerca. Busco una ventana accesible a pie de jardín e intento abrirla; si cede fácilmente, me cuelo dentro. Localizo el árbol de Navidad y voy directamente hasta él: por norma general, encuentro allí todos los regalos. Entonces lleno mi saco y salgo de la casa, dejando el resto como lo encontré.

En mi furgoneta se apilan cada vez más paquetes. Soy precavido, y por eso nunca vacío el saco por completo después de cada trabajo. Si alguien me sorprende rondando una casa, podría sospechar de un saco vacío; pero un saco en el que se intuyen regalos y un guiño de ojos cómplice le harán creer que soy el mismísimo Papá Noel en acto de servicio.

Esta noche, he entrado ya en tres hogares sin problema. Pero la casa en la que estoy ahora me desconcierta: no he encontrado regalos. Ni siquiera he podido localizar el árbol de Navidad. Extrañado, recorro el salón con un sigilo extremo. Busco detrás del sofá, entre las cortinas, incluso en el armario que hay bajo el televisor. No aparece ni un solo regalo.

Estoy tan concentrado buscando mi botín que no le oigo llegar:

—Mamá dijo que este año no vendrías por culpa de la crisis.

Alzo la cabeza para descubrir a un niño en pijama. Sus ojos me observan con ilusión. Reacciono con rapidez, antes de que se dé cuenta de que no soy quien cree y grite.

—¡Claro que he venido! ¿Cómo no iba a hacerlo?

El niño sonríe.

—Deberías estar durmiendo —le regaño, esperando que esas palabras le convenzan. Y parece que surten efecto, porque se gira lentamente hacia el pasillo. Decido jugar mi última carta—. No le digas a nadie que me has visto, ¿de acuerdo? Será nuestro secreto.

Ilustración de Fernando Halcón

Ilustración de Fernando Halcón

El niño asiente y se aleja pasillo adelante. Espero sin moverme hasta que sus pisaditas se vuelven imperceptibles. Confío en que haya vuelto a su cuarto, que no le haya parecido mejor idea avisar a sus padres de que Papá Noel está en el salón. Entonces avanzo con rapidez hacia la ventana, temiendo escuchar en cualquier momento un grito de alarma.

Algo me hace detener en plena huida. Abro mi saco, elijo tres paquetes al azar y los dejo junto a la ventana. Después abandono la casa algo confundido.

Anuncios
Comments
9 Responses to “La noche perfecta”
  1. Hasta el mas malvado tiene sus corazoncito. Enhorabuena a los dos, Muy bonito
    Laura Vazvál

  2. ¡Es precioso, Chus! Cuando tuve la suerte de leerlo anticipadamente con tu felicitación, me pareció divertido y entrañable. Es realmente navideño, porque nos deja buen sabor final. Fernando, ¡gran expresividad en ese rostro del “papá noël”, se ve perfectamente el brinco que pega! Un abrazo, ¡Felices Fiestas!

  3. Gracias Laura, Susana, todo el mérito se debe a la sensibilidad del relato escrito por Chus. Un abrazo y Felices Fiestas

  4. tico dice:

    Hola Chus, que buenas ideas tienes para escribir tus relatos, éste es muy original y divertido, me ha encantado.
    Y Fernando, fantástica tu ilustración, como dice Susana, la expresividad del rostro está muy conseguida, pero también las ropas: el color del pijama con el amarillo de fondo queda muy bien, y el traje de Papa Noel está perfecto con ese rojo bermellón y los pliegues. Y la barba, y la mezcla de colores del fondo. Magnífica ilustración, me encanta.
    Chapeau a los dos.

  5. Montse Augé dice:

    Me voy a repetir pero es que realmente tus relatos son tan estupendos y originales que nos dejas con ganas de más. Yo también tuve la suerte de leer un fragmento en tu felicitación y estaba deseando leer el resto.Me ha gustado muchísimo ,Chus!!Un regalo estupendo de navidad!!

    Fernando, tu ilustración es maravillosa, los rostros de los dos personajes enormemente expresivos.Felicidades también por este regalo de Navidad que nos brindas!!!

  6. David Gambero dice:

    Todavía con la sonrisa fresca que me ha arrancado tu relato te escribo Chus para felicitarte por tu trabajo y por la bella historia que nos has dedicado donde, casi con mucho más acierto que todas las campañas navideñas, has sabido conjugar la realidad con lo que llegan a representar estas fechas. Es más que un placer leerte y poder disfrutar de tus letras y espero que podamos seguir haciéndolo por mucho más tiempo.

    Y destacar también y casi con la misma fuerzo sino más a Fernando por su ilustración que consigue atrapar dos tipos de inocencia muy distintas en los ojos de los protagonistas de la historia. Ilustración de bella factura y con un dinamismo muy marcado. Mi más sincera enhorabuena a ambos por el trabajo.

    Felices fiestas!!!

  7. olgabesoli dice:

    ¡Ese es el espíritu navideño! Genial microrrelato y fantástico dibujo.

  8. Gracias compañeros por vuestras palabras acerca de mi ilustración y el magnífico trabajo literario de Chus, aunque la verdad es que viendo en general esta edición debo decir, sinceramente, que tanto ilustradores como escritores se han superado aún más, si cabe, inspirados por el espíritu de la Navidad. ENHORABUENA!

  9. Una escena muy expresiva de la nueva costumbre de los regalos de Papa Noel, CHUS.
    Tal como se presenta ante los ojitos inocentes de ese niño, la teatralidad de ese nuevo modo de llevar a los niños algo que será siempre una escena, y el apuro del “disfrazado” cuya mejor voluntad siempre estará en el filo de la navaja.
    La ilustración de Fernando Halcón capta perfectamente ese momento
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: