Noche de fantasía

Autor: Esperanza Tejera

Ilustrador: Enric Valenciano

Corrección: Mariola Díaz-Cano Arévalo

Género: microrrelato

Este cuento es propiedad de Esperanza Tejera, y su ilustración es propiedad de Enric Valenciano. Quedan reservados todos los derechos de autor.

Noche de fantasía

Ilustración de Enric Valenciano

Ilustración de Enric Valenciano

La noche cae. Frente al mar, un hombre gastado por el paso de los años, la soledad y el ardor de la cerveza apenas fresca, pierde la     mirada en el horizonte lejano que choca con el agua interminable.

Toma una botella y bebe un largo trago, mientras se retuerce las manos arrugadas.

Hace un momento dejó la habitación donde encierra los pensamientos que lo llevan muy lejos. Como todas las tardes, abandona las paredes que lo rodean y busca refugio en un oasis de arena. Allí extiende su cuerpo, mira el cielo y quiere contar las estrellas con las que dialoga sin temores.

El sonido de las olas llena el aire.

Piensa en el mar, que conoce desde hace muchos años, con el corazón perturbado por su propia inestabilidad.

Un barco se acerca con un único tripulante al mando que enciende un farol y lo cuelga del mástil y, en medio de la noche oscura, ese rayo amarillo corta la neblina.

Cerca, unos hombres que trajinan con artes de pesca no ponen atención a esta escena.

Lo que rodea a la barca sigue igual. Las olas incansables cumplen su ritual diario de partidas y regresos, con la sensación de que es una jornada más de ilusiones y desgracias.

Un hombre emerge con medio cuerpo fuera del agua. Se acerca mientras su paso lento marca un surco. No es un marinero de los que se mueven con ingenuidad en busca de un placer momentáneo, antes o después de tomarse unas copas.

Lleva un traje rojo que tapa su cuerpo obeso pero firme, un gorro del mismo color protege su pelo canoso, que hace juego con una espesa barba, la ropa está adornada por una piel blanca, que resalta cuando acorta la distancia que los separa. Mueve su pipa con una tenue luz que apenas vive entre la bruma.

El recién llegado comienza a desgranar palabras para mantener presente el recuerdo de los pasos dados; el anfitrión lo escucha hablar de los misterios vividos.

 El visitante le cuenta de cuando baja por la chimenea de una casa sin importarle las cenizas, para dejar unos regalos. De la pompa y el estruendo en la Quinta Avenida de Nueva York, cuando se ilumina un árbol gigantesco y  la gente muy abrigada, canta y baila. De aquellos lugares adonde llega en trineo porque el camino está cubierto por una capa de hielo. Sigue hablando acerca de los lugares muy cálidos, donde los niños lo esperan mientras miran una estrella que lo traiga a su lado. Hace énfasis en los rostros de toda la familia cuando abren los obsequios, para correr después a mirar los fuegos artificiales que iluminan el cielo como serpentinas satinadas, que caen y se mezclan en una maraña de colores imposibles de describir. Baja la voz cuando recuerda los abrazos y besos que todos comparten, incluso con desconocidos, porque viven en un clima de paz.

 

Un poco de viento lleva sus palabras a la noche. A pesar de la hora, se nota el brillo en sus ojos y su boca sonríe.

Habla un poco más, hasta que con un movimiento que abarca el entorno, gira hacia el mar.

-Eh, amigo, mucha charla y no me ha dicho su nombre.

En cuanto pone los pies en el agua que cabecea, se da vuelta, saca su pipa de la boca que desparrama chispas alrededor y le contesta.

– Mi nombre es Nicolás, pero me gusta más que me llamen Papá Noel.

Se hunde en la oscuridad y se pierde de vista para siempre, dejando solamente un susurro.

Ese ser en la arena crea un hueco que toma la forma de su cuerpo.   La noche se hace día y un pájaro que cruza por el aire en un vaivén sereno lo llama a la vida. El hombre ya no se siente huérfano mientras corren los minutos  y el reflejo del sol naciente aparece en el agua lisa como un metal. Muy cerca, una caja, con una gran cinta dorada, lo invita a levantarse.

Anuncios
Comments
7 Responses to “Noche de fantasía”
  1. Kike dice:

    Dedicada a tu, la meva fisio, que t’has cuidat de recuperar els meus ossos i m’has tingut mig boig pels teus.
    Enric.

  2. Un relato original y estupendamente narardo y la ilustración estupenda y expresiva. Felicidades

  3. David Gambero dice:

    Un historia cargada de poesía y sentimiento con la que ciertamente consigues más que conmover Esperanza. Tienes un estilo muy bonito y organizado para dejar fluir la historia y resulta más que un placer leerte. Y que decir de Enric con el que tuve la suerte de colaborar. Tu ilustración sigue y realza el texto con ese estilo tan personal y colorido que tienes de ver la mente del escritor. Gran trabajo de ambos y muchas felicidades para estas fechas.

  4. olgabesoli dice:

    Precioso relato y muy buena la ilustración de Enric Valenciano.

  5. Montse Augé dice:

    Qué bonito Esperanza, precioso, poético y original la manera en hacer aparecer a Papá Noel en escena.Me ha gustado mucho, también cómo escribes, enhorabuena!!!

    La ilustración es perfecta para el relato, con esos tonos azules, igual de poéticos que la historia de Esperanza.Enhorabuena a los dos!!Un abrazo y disfrutad del 2012!!!

    • Esperanza dice:

      Gracias por los lindos comentarios. es bueno recibirlos de quienes aman la literatura. Por supuesto que la ilustración complementa el texto de maravillas. Ya se lo dije a Enric hace un tiempo.
      E.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: