Tú dices sueño … yo digo mentira.

Autor@:  Juan Ramón Lorenzana Fernández

Ilustrador@:  Jordi Ponce

Corrector/a:  Mariola Díaz Cano

Género: Epistolar

Este relato es propiedad de Juan Ramón Lorenzana Fernández, y su ilustración es propiedad de  Jordi Ponce. Quedan reservados todos los derechos de autor.

Tú dices sueño … yo digo mentira.

Mentira. Tú dices sueño y yo digo mentira. Mentira los besos, los te quieros, y tus ojos que sonreían también mentían. Toda tú eres una gran mentira.

Cuando caminas mientes porque sólo aparentas ir a alguna parte, cuando lo cierto es que tú eres tu principio y tu fin. Tu único interés y destino… Tú. Eres primitiva, básicamente cruel: no te cebas con tu víctima, tan solo disfrutas con la captura y su muerte. Después dejas sus despojos secándose al sol, y sigues caminando como si te interesara llegar a algún lugar, pero ese lugar no existe nada más que dentro de ti, y es un espacio tan inmenso y vacío que, pronto tendrás que llenarlo con otra vidas que sacrificarás sin el menor remordimiento.

Cuánto me gustaría decir que no me hiciste daño, que ya todo lo olvidé, que no queda en mí nada de ti, que no pasa un solo día que no repase con los dedos cada llaga y cada herida, que ya casi nunca sangran cuando pienso en ti. Casi nunca.

Cómo me gustaría mentir para poder decir que con tu traición tan sólo tú te engañas. Que te inventas amores, cuando en verdad los compras o quizá los vendes, que nunca se sabe quién compra a quién y qué es exactamente lo que se vende. Lo que para uno es sólo vender tiempo, para otro es comprar deseo, cuando no dominación o empleo. Aunque hay también quien dice que vendes el corazón, pero yo no lo creo, pues para hacer eso, es necesario tenerlo; y el que mediando engaño quiera comprártelo, no sabe que en verdad sólo vende su aliento para que tú puedas seguir viviendo y… mintiendo .

¡Qué fácil fue para ti engañarme! Te lo puse en la que creía que era amorosa palma, para luego descubrir, muy tarde, que sólo era cruel zarpa.

Te tomaste tu tiempo para descubrir mis debilidades, miedos y obsesiones; tampoco mucho. Me abrí a ti entero, no dejé nada escondido que pudiera perturbar nuestros encuentros… Y todo fue perfecto. Al menos mientras todo era fácil y sin ningún riesgo: tan sólo tenías que dejarte llevar por mis dedos, que tan pronto te escribían versos que mi boca, aún llena de tu aroma, te recitaba al oído mientras tú decías <<me tienes loca>>, como luego buscaban, sigilosos, secretos tesoros en cercanos territorios bañados por mares a veces tranquilos y otras de improviso tormentosos. Te fuiste llenando de orgullo y… quiero pensar que también de miedo, <<mira que si me enamoro y tengo que entregar algo más que mi cuerpo>>.

Me dejaste tú. Podría decir que fui yo porque fui el primero que dijo adiós, pero mentiría. Tú y yo sabemos que para ti fue una liberación, que tu quejido fue más un suspiro de alivio que el crujido de un corazón herido. Y me engañé durante tanto tiempo… tanto tiempo.

Me gustaría decir que no me duele verte sonreír, no porque no quiera verte feliz, sólo es que parece que te ríes de mí. Y quizá sea normal que te comportes así. ¡Resulta tan gracioso que me haya enamorado de ti! ¿Verdad que sí? Pero entonces, por qué ayer, cuando tus ojos, que hacía meses que no se fijaban en mí, se detuvieron un instante a mirar los míos, no vi más que rencor, cuando no odio y profundo resentimiento. ¿Acaso te debo algo? ¿Acaso no te has llevado suficiente?

Cómo me gustaría decir que te odio, que te he olvidado, que ya no me puedes hacer daño… Y tú decías que esto nuestro era como un sueño, que sería eterno, que jamás jamás te cansarías de mis besos… Mentiras y más mentiras. Mierda de sueño.

Creí vivir en un sueño, y desperté en una pesadilla que nunca termina. Y en los dos eres tú la protagonista.

REAL, REAL, REAL. Dices real, y como me conozco, y soy medio idiota en los días buenos, busco en el diccionario su significado…

  1. Que tiene existencia verdadera y efectiva.

¿Crees necesario convencerme de que mis recuerdos no son fruto de una imaginación desbocada o de algún trastorno mental?

  1.  Perteneciente o relativo al rey o a la realeza.

Éste me lo salto, no creo que tenga nada que ver conmigo.

  1. Muy bueno.

¿Qué fue bueno? Dejarme, engañarme, conocerme… ¡Te fue tan fácil olvidarme!

  1.  Moneda de plata, del valor de 34 maravedís, equivalente a 25 céntimos de peseta.

Prefiero no contestar, sólo se me ocurren monstruosidades.

Dices REAL, pero ni un te quiero, ni siquiera al menos un <<te quise>> que me permita pensar que aquello que me arrebató la razón fue amor, fue verdad… Tampoco escogiste la palabra verdad, supongo que porque eres incapaz de articularla sin que te den arcadas, pero te aseguro que sólo es cuestión de práctica. Igual que para empezar a andar es necesario dar siempre un tembloroso primer paso, para decir la verdad sólo hace falta intentarlo una vez, y después tan solo perseverar en el intento. ¡Quizá sea demasiado pedir! Quizá.

No te odio, aunque me gustaría, quizá así sería más fácil. No te desprecio, aunque me has dado motivos para hacerlo, pero no puedo; sería como traicionar mi amor, que ese sí que era “REAL, REAL, REAL”, aunque lo haya desperdiciado dándote besos, inventando caricias, escribiéndote versos. Estaba tan enamorado que creí que sólo era miedo, timidez, o la última barrera para proteger un corazón maltrecho, que no me dijeras <<amor, amor, te quiero>>. Escogiste con calculada racionalidad tus palabras: REAL, REAL, REAL. Reales tus mentiras, tus labios, tus ojos que reían, tus piernas que como un lazo me retenían, tus manos que me descubrían. Todo REAL, REAL, REAL. Todo MENTIRA.

Ilustración de Jordi Ponce

FIN


Anuncios
Comments
21 Responses to “Tú dices sueño … yo digo mentira.”
  1. Olga Besolí dice:

    Juan Ramón, me ha sorprendido tu perspectiva del sueño y me ha gustado tu Intenso relato de emociones y sensaciones fuertes, que Jordi ha plasmado perfectamente en ese monstruo devorador. ¡Buen trabajo!

    • Juan Ramón dice:

      Gracias Olga. Pero que conste en acta que Jordi no ha gastado ni un ápice de imaginación. De hecho conozco a varias que encajan perfectamente con la ilustración. Gracias a Dios, ninguna de ellas conoce “Surcando Ediciona”. Ja, ja.

      Nos leemos.

      • Juan Ramón dice:

        Contestación a Juan Ramón:

        De verdad Juan Ramón, ¡pareces tonto! No sabes que no dominas la ironía, y quizá algunas personas puedan pensar que no te gusta la ilustración de Jordi. Por esta vez te perdono, pero rectifica inmediatamente y que quede muy claro que te parece… FANTÁSTICA, ESPECTACULAR, INCREIBLE, MÁGICA…

        A tus pies Jordi. Gracias.

      • olgabesoli dice:

        Jaja… si se entiende. Yo te podría dar incluso nombres de serpientes como esa.

  2. PoPe dice:

    Gracias!! Olga y por supuesto a Juan Ramón.

  3. Mariola dice:

    Pues sin duda yo también estoy de acuerdo en que en esa fantástica ilustración Jordi te ha captado con todo el acierto la esencia del relato, Juan Ramón. Los contrastes entre realidad y sueño, entre deseo y desesperanza, entre ironía y amargura… Eres un maestro describiendo y contando sentimientos, creo que ya lo sabes. Así que sigue, por favor, no te canses que yo desde luego no lo hago de leerte.

    • Juan Ramón dice:

      Muchas gracias Mariola. Sabes que valoro tanto tus opiniones, que releo cada palabra que me escribes como si fueran las instrucciones para ser de mayor un buen escritor.

      • Mariola dice:

        ¡Ja, ja, ja! Pues muy mal hecho, porque tú ya eres un buen escritor y lo sabes, pero en fin, te agradeceré tu estima y confianza. 🙂

  4. ¡Jopelas, Loren! ¡Cuánta elegancia a la hora de unir palabras! El texto derrocha clase y rezuma un estilo superpersonal. Estoy seguro de que si lo leyese entre un montón de textos anónimos sabría que es tuyo.

    Estoy absolutamente alucinado con tu ilustración, Jordi. Has sabido sacar petróleo de un texto indefinido y muy, pero que muy personal.

  5. los pelos como escarpias tengo! aunque me cuesta decir que me ha encantado leer un sentimiento desgarrado, un mensaje de dolor… muy bueno, Juan Ramón!
    Perfectamente acompañado por la ilustración de Jordi, retratando un depredador sin cara y sin nombre que a quien más quien menos nos ha acechado desde las sombras…
    Enhorabuena a los dos por el trabajo!!

    • Juan Ramón dice:

      Muchas gracias Alex. Elogios como las tuyos son los que alimentan mi inequívoca decisión de escribir, escribir y escribir. Y seguiré escribiendo historias llenas de amor y desespero que, espero te sigan emocionando como esta o incluso más.

  6. PoPe dice:

    Gracias a todos!! el relato de Juan a sido muy inspirador!!!

  7. tico dice:

    Leo por aquí relatos cuyo tema no me atrae y que fuera de este contexto jamás leería pero sí se escriben con la categoría que tu lo has hecho en este caso, Juan Ramón, quizás cambie de opinión porque tu relato me ha enganchado y lo he disfrutado de veras.
    Jordi, gran trabajo en esta metáfora de ilustración. Es magnífica, como siempre.

    • Juan Ramón dice:

      Muchas gracias Tico. Espero que los próximos relatos que están por llegar también te toquen el corazón; si así fuera, te advierto que tengo en perspectiva publicar mi primera novela a finales de septiembre, y que por supuesto sigo a vueltas con el amor, los celos y la desesperación por el paso del tiempo… ¡En fin!, que no te lo pienses más y pide ya mismo que te reserven una por si se agotan.

      Un saludo.

  8. rosag2 dice:

    Bueno, Juan Ramón, tu relato corto, pero tan intenso, que paraciese que hubiera estado mas de media hora leyendolo. Lo he leído en menos de 5 minutos. Y aún así, me ha dejado con ganas de mas, llegandome a lo mas profundo. Una delicia, de verdad.
    Y la ilustración fantástica-onírica de Jordi Ponce, le viene genial, cual copiosa lluvia de verano a los secos árboles del parque donde vivo.
    En fin, que me ha encantado todo, mis felicitaciones a los dos artistas.

    • Juan Ramón dice:

      Gracias Rosa. ¿Dices que te has quedado con ganas de más? Pues no puedo dejar pasar esta oportunidad para hacer de comercial de mi propia obra y… En septiembre, si no se tuercen los planes, publicaré mi primera novela “Amores mecidos por el viento”, y ya te puedes imaginar que el amor y la desesperación impregnan cada página.
      ¿Cuántos dices que te reservo? Diez, veinte, ¿Seguro que serán suficientes? Mira que se te echan encima las navidades y nunca sabe uno qué regalar. Entonces van a ser… ¿treinta?

  9. Paloma Muñoz dice:

    Juan Ramón, es un relato muy intenso, heavy sobre los sentimientos y la amargura que desprenden esos sentimientos, por cierto. La ilustración es impactante. Felicidades al escritor y al ilustrador.

    • Juan Ramón dice:

      Muchas gracias Paloma. No hay nada que más estimule a un escritor, que saber que a alguien desconocido y lejano a su realidad, le ha emocionado lo que ha escrito en la soledad de su habitación. Quizá sea porque los sentimientos son los mismos en cualquier lugar, y todos alguna vez, hemos sufrido y gozado por amor.

  10. Pope dice:

    Muchas gracia a todos, y Juan Ramón ya me pasaras uno de esos ejemplares y si necesitas portada ya sabes jejejeejej

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: