Un hombre de familia.

Autor@: Roberto del Sol

Ilustrador@: Marta Herguedas

Corrector/a: Mariola Díaz-Cano Arévalo

Género: Negro

Este relato es propiedad de Roberto del Sol, y su ilustración es propiedad de Marta Herguedas. Quedan reservados todos los derechos de autor.

Un hombre de familia.

El viento de principios de otoño agitaba las ramas de los árboles y se llevaba sus hojas en remolinos que cruzaban la estrecha carretera. El cielo estaba cargado de nubes oscuras que prometían tormenta. Martín conducía despacio su viejo Mercedes. No porque no conociese el camino, sino para que le diese tiempo a pensar. En la radio sonaba una canción en cuyo estribillo una mujer repetía con insistencia «¿Quieres casarte conmigo? ¿Quieres casarte conmigo?» Martín apagó la radio y el sonido del viento se hizo más intenso. Los faros del coche iluminaban un pedregoso camino ascendente que se retorcía alrededor de la colina del Cuervo. Arriba, en la cima, estaba la casa de Laura, una de las casas de su familia.

            Laura era la mujer de otro hombre porque lo decían unos papeles, pero en realidad no tenía dueño. Durante los tres últimos meses Laura había sido suya, sólo suya. Ahora todo eso tenía que acabar. Martín no tenía miedo de lo que pudiera pasarle. Si le hubiese importado un ápice su integridad física, jamás hubiese elegido ser investigador privado, la profesión de la que malvivía. Pero la vida casi siempre te atropella, y pocas veces puedes escoger aquello que quieres ser. Además, había sido su profesión la que le había hecho conocer a Laura, aunque de una forma que jamás se podría haber imaginado.

            Martín recordó la primera vez que uno de los lacayos de don Victorio se había puesto en contacto con él. El código ético de Martín era muy estricto y tenía muy claro que no debía trabajar para personas como el «Don», como lo llamaban en los bajos fondos de la ciudad. Pero también tenía letras que pagar, así que aparcó sus reservas para una ocasión en la que pudiera permitírselo y aceptó una reunión en la casa de la playa de don Victorio.

            El día de la reunión lo registraron antes de entrar en la casa. Después le hicieron pasar al salón, en donde le esperaba don Victorio, y cerraron las puertas correderas detrás de él. Martín podía ver las sombras de los esbirros moviéndose a través de los vidrios de las puertas, a una voz de distancia de su amo. El hombre le invitó a sentarse frente a él, en un sillón de cuero que debía de costar más que lo que Martín ganaba en un año, y le dijo sin rodeos lo que pretendía: tenía una mujer, Laura, y necesitaba que la siguiese porque sospechaba que lo engañaba.

            —¿Por qué yo? —preguntó Martín un instante antes de que su cabeza le aconsejase no hacerlo.

            En el silencio incómodo que siguió a su pregunta, uno de los hielos del vaso que sostenía chasqueó y se hundió en el whisky. Don Victorio lo miró a los ojos, se llevó el puro a la boca y chupó con fuerza, después exhaló el humo. Su voz salió entre la bruma.

            —No me fío de mis hombres. Son unos carniceros y esta no es una labor para carniceros. Si he de salir en la página de sucesos, por lo menos que no sea por un asesinato en el que además me llamen cornudo. —El hombre volvió a chupar el puro—. En cuanto a los demás detectives… Esta ciudad está llena de mediocres. Si no fuese así, cómo iba a llegar yo hasta donde he llegado…

            Quizás había sido un chiste, pero Martín pensó que podría ser más peligroso reírse que no hacerlo. Don Victorio continuó hablando:

            —Conozco a toda la carroña que se hace llamar detective de aquí a Madrid. Borrachos, drogadictos, chulos de putas. En el mejor de los casos unos incompetentes. ¿Sabes que conocí a tu padre?

            A Martín esa afirmación no le extrañó en absoluto. Su padre había sido capitán de la policía local, y como tal había tenido relación “profesional” con todos los maleantes de la ciudad. Durante un tiempo incluso se investigó la posibilidad de que hubiese sido don Victorio el que hubiese dado la orden de asesinarlo, pero sólo se había llegado a callejones sin salida. Otro crimen más sin resolver.

            —Pues resulta que le debía varios favores. —El hombre aclaró el término cuando se dio cuenta de que Martín arrugaba el entrecejo—. No de esa clase. Tu padre era un hombre honrado, alguien que no estaba en venta. Puedes estar muy orgulloso de él, chaval.

            Don Victorio se tomó un buen trago de whisky.

            —Y sucede que yo, aunque la gente no lo crea, soy un hombre de palabra. Un hombre no tiene nada si no tiene palabra, ¿entiendes? Ahora que tu padre no está, estoy en deuda contigo, chico.

            Martín seguía callado.

            —Sé que eres un chico listo. Mi gente me lo ha dicho. Tan sólo necesitas un pequeño empujón y rodearte de las personas adecuadas. Arrímate a mí y no te faltará de nada.

            Aquella noche, un chófer lo llevó a su casa. Durante el trayecto, Martín no dejó de pensar en su padre y en qué hubiese dicho del apretón de manos con el que había sellado el acuerdo con aquel hombre. Martín pidió que lo dejasen a un par de manzanas de su casa. No quería que sus vecinos le viesen llegar en un coche tan lujoso, un coche que todo el mundo sabía a quién pertenecía.

            Martín llegó a casa y entregó a Alicia el sobre con el adelanto de un dinero con el que podrían hacer frente a los pagos atrasados de la hipoteca. La sonrisa de su mujer hizo que sus dudas se desvaneciesen por un instante.

            —¿Ves?, te dije que las cosas no tardarían en cambiar ­­—dijo Alicia mientras le abrazaba.

            Martín fue incapaz de decir nada. Lo que su mujer no sabía era lo proféticas que llegarían a ser esas palabras.

            Cuando Martín vio a Laura por primera vez fue como si nunca antes hubiese visto una mujer. La conocía por las fotos en la prensa y en alguna revista, y sabía de ella, porque era su obligación, que era mucho más joven que su marido, pero las fotos no hacían justicia. La imagen de un leopardo decía mucho acerca de la belleza del animal, pero nunca sería lo mismo que verlo en movimiento. Laura era el leopardo, y era mucho más que una cara bonita y un cuerpo de escándalo.

            No hizo falta mucho alarde para certificar lo que don Victorio sospechaba. A Laura le encantaba flirtear con machos con suficiente pedigrí. Un par de veces por semana salía con sus amigas de compras y luego se iban hasta el Casino a perder unos miles de pesetas. Un par de horas y dos Gin Tonics después, se despedían con efusividad y se citaban para una próxima ocasión. Entonces era cuando Laura conducía su deportivo hasta la casa de alguien o a algún hotel en que había quedado previamente.

            Martín se preguntaba muy a menudo por qué le habían contratado para algo tan sencillo de demostrar. Pero los trabajos fáciles tienen de malo que hacen que bajes la guardia. No pasó mucho tiempo hasta que le sucedió lo que casi siempre le pasa al gato, que lo mata la curiosidad.

            Una lluviosa tarde de verano, mientras aguardaba en el coche con la cámara de fotos preparada a que Laura saliese del Casino, se dio cuenta de que una figura borrosa cruzaba la calle y se acercaba corriendo hasta el coche. Martín se quedó paralizado mientras veía cómo la silueta desdibujada por el agua que resbalaba por los cristales rodeaba el coche y abría la puerta del acompañante. Antes de que entrase, Martín ya sabía quién era. Esta vez se había acercado demasiado.

            —Eres otro de los esbirros de mi marido, ¿verdad? —dijo Laura mientras señalaba la cámara de fotos en el regazo.

            La mujer estaba completamente empapada. La camisa blanca se pegaba a su cuerpo y unos pezones oscuros se dibujaban bajo la tela.

            —¿Te gusta mirar? ¿Eres de los que disfruta espiando a la gente? —preguntó divertida.

            Martín era incapaz de pronunciar una palabra. ¿Qué debía hacer? ¿Debía disculparse?, ¿disimular?, ¿negar la evidencia? Estaba hipnotizado por la seguridad y la sexualidad arrolladora de aquella mujer. Laura tomó la cámara. Martín pensó que quizás querría romperla o robarle el carrete, y eso era algo que no podía permitir. No era muy buena, pero en su día le había costado más de lo que se podía permitir y era su herramienta de trabajo. Cuando Martín comenzó a protestar, la mujer arrojó la cámara al asiento de atrás del coche y le puso un dedo en la boca para silenciarlo. Después le bajó la cremallera del pantalón. Afuera seguía lloviendo y, de vez en cuando, alguna silueta borrosa transitaba alrededor del coche. Fue la mejor mamada que le habían hecho nunca.

            Esa fue la primera vez. Después hubo muchas más. A veces en hoteles, a veces en alguna de las casas de Laura, en ocasiones en sucios moteles de carretera.

            Martín se sentía incapaz de resistirse al influjo hipnótico de aquella mujer. Cada vez que regresaba cansado a su casa por la noche, y veía a Alicia y las niñas, se arrepentía de lo que había hecho por el día. Se sentía sucio. Mientras intentaba conciliar el sueño, se obligaba entre lágrimas a repetir una y otra vez que no caería de nuevo en la tentación, que ni Alicia ni las niñas se merecían vivir aquella mentira. Pero al día siguiente aguardaba la llamada de Laura con impaciencia y acudía a la nueva cita ardiendo de deseo.

            Después de tres meses, Martín se dio cuenta de que aquello no podía continuar. Estaban en juego muchas cosas. Durante todo ese tiempo, los informes que le había pasado don Victorio habían sido muy vagos. En ocasiones hasta a él mismo le había costado que las mentiras saliesen de su boca. Y don Victorio no era una persona a la que se pudiese engañar durante mucho tiempo. Pero sobre todo no podía seguir así por Alicia. Quería a su mujer. O más bien quería lo que tenía con su mujer. Laura no era de verdad. Había estado muy bien, pero más temprano que tarde se acabaría. Laura se encapricharía de otro y él se vería obligado a despertar de golpe. Estaba cansado de ver matrimonios rotos en pedazos por culpa de una tercera persona. Era parte de su trabajo. Después, todo el mundo se arrepentía, pero ya era demasiado tarde, nada volvía a ser lo mismo. Y los niños, siempre los niños, eran los que más sufrían. Martín no tenía ganas de convertirse en uno de sus trabajos, en otro asunto más en una de las carpetas de su archivador.

            Cuando Laura le llamó para citarle en la casa de la colina del Cuervo, Martín se dijo que no habría mejor momento que ese para decirle que todo se había acabado. No era algo que se pudiese decir por teléfono, no después de lo que habían compartido. Pero su decisión era firme.

            Martín detuvo el coche en la parte de atrás de la casa. No había un ser vivo en varios kilómetros a la redonda ni la posibilidad de que nadie pasase por allí, pero sentía que no debía tentar a la suerte dejando el coche a la vista. No se sentía cómodo. Salió del coche sujetando el sombrero con una mano y bajando la cabeza para enfrentarse al viento que, como en una premonición, le empujaba para que no se acercase a la casa. La puerta del garaje estaba abierta, tal y como le había dicho Laura, y la casona estaba en penumbra, iluminada sólo por unas velas que le mostraban el camino. A Laura le gustaba jugar, y a él no le había importado ser el juguete. Durante un segundo pasó por su cabeza la idea de continuar con la aventura sólo una vez más, pero pensó en Alicia y en las niñas y se obligó a sí mismo a ser fuerte. Confiaba en mantener esa fortaleza cuando volviese a ver a Laura.

            Todos los muebles estaban cubiertos con sábanas porque la casa no estaría habitable hasta el invierno. Martín ascendió las escaleras lentamente. Sus dedos acariciaban el pasamanos y dejaban una huella en el polvo que lo cubría. Las velas lo guiaron hasta una de las estancias del piso superior. Martín entró en la habitación. No había rastro de Laura. La cama estaba hecha con sábanas limpias y sobre el dosel había varias docenas de velas que le daban un aspecto de altar. La puerta entreabierta del baño dejaba escapar más luz temblorosa. Laura seguramente estaría dándose un baño. Martín arrojó el sombrero sobre la cama y aflojó el nudo de la corbata. En ese momento ya no estaba tan seguro y su decisión no era tan firme. Temía volver a caer en la tentación si veía de nuevo a Laura.

            El baño estaba vacío. La bañera rebosaba de agua que olía a aceite de rosas. Martín comprobó la temperatura con un par de dedos. Estaba fría. Desconcertado, volvió a la habitación. Cuando estaba a punto de llamar a Laura a voces para que dejara de jugar a escondite, reparó en la puerta que conducía a la galería. A Laura le gustaba sentarse a leer con el mar Cantábrico de fondo, y en más de una ocasión habían hecho el amor acompañados por el rugido de las olas. Martín salió a la galería y lo que vio le dejó sin habla.

            En algún sitio detrás de las nubes un sol que hacía días que no se dejaba ver se estaba poniendo, pero la mortecina luz era suficiente para iluminar el corredor. Laura estaba sentada en un sillón de mimbre, completamente desnuda. En su pecho se dibujaban varios círculos rojos y la sangre resbalaba en finos hilos por la piel blanca hasta su sexo. Sus ojos estaban abiertos con el asombro de alguien que no puede creer que su vida pudiese acabar de esa forma, o a manos de semejante verdugo. Martín estaba acostumbrado a encontrarse con escenas como esa, pero nunca antes se había dado el caso de que se hubiese follado a la difunta. Varias arcadas empujaron los restos de su digestión hasta la garganta y tuvo que girar la vista para tranquilizarse.

Ilustración de Marta Herguedas

            Don Victorio. Tenía que haber sido él. Martín reconoció que esta vez había jugado con un fuego demasiado peligroso. Y ahora estaba a punto de quemarse. Una vez que su respiración volvió a la cadencia habitual, se dio cuenta de que sobre una mesita había varias fotos desordenadas. En ellas aparecían Laura y él en alguna de las escasas ocasiones en las que se habían dejado ver juntos en público. Don Victorio los había hecho seguir. Y eso había sido el fin. No tenía escapatoria. Aunque nunca se había podido demostrar nada, todo el mundo sabía que don Victorio era una persona muy afortunada. Todos aquellos que suponían un problema para sus planes fallecían. Siempre. Y nunca por causas naturales, sino todo lo contrario. Sus víctimas siempre encontraban formas horribles de dejar este mundo. A las personas como el «Don» les interesaba dar la mayor publicidad posible a esos “accidentes”, para que al resto de los mortales se les quitasen las ganas de hacerse los héroes. Martín no tenía duda alguna acerca de la autoría del asesinato de Laura, y no era tan inocente como para pensar que todo se había acabado ahí. Ahora le tocaría a él. No podía ni imaginar lo que don Victorio sería capaz de hacerle después de haber traicionado su confianza de esa forma.

            La luz de los faros de un coche cortó la oscuridad de la noche. Todavía estaba bastante lejos, pero no había duda alguna de que alguien se acercaba a la casa. Un sudor frío comenzó a mojar la camisa de Martín. Quizás fueran los asesinos, que volvían para rematar la faena. Quienquiera que fuese no debía encontrarle junto al cadáver.

            —Hola, cariño.

            La voz que sonó a sus espaldas era tan familiar como imposible de encajar en la escena. Martín se dio la vuelta. Le habían pillado con la guardia baja, y eso era algo que en su profesión no se podía permitir. Tan ocupado había estado primero en pensar si se follaría o no a Laura, y después en cómo salvar su pellejo, que no había hecho caso de su manual de supervivencia. Tendría que haber registrado el resto de la casa. Alicia había aparecido entre las sombras, probablemente desde otra de las habitaciones que daban al corredor. Su esposa estaba de pie, justo detrás del sillón de mimbre en el que Laura descansaba su sueño eterno.

            —No entiendo nada, Alicia. ¿Qué haces tú aquí? —Martín dio un paso hacia las dos mujeres.

            El haz de luces del coche que se acercaba barrió de nuevo la fachada de la casa. Cuando la oscuridad los envolvió de nuevo, Alicia levantó la mano y un trueno brillante cortó la noche. Martín cayó al suelo con las manos en la rodilla. El dolor era tan intenso que le impedía pensar con claridad.

            —Era yo la que me negaba a creer que esto pudiese estar pasando. Era yo la que confiaba en que todo se acabase y que algún día regresaras a mí para siempre. Era yo la que tenía la esperanza de que hoy no acudieses a esta cita.

            La voz era la de Alicia, pero no era ella la que hablaba. La dulce Alicia se había ido, quizás para siempre. La voz de su mujer estaba cargada de resentimiento y venganza. Martín no podía ver la cara de su Alicia desde el suelo, pero estaba seguro de que lágrimas de rabia acompañaban sus palabras.

            —Lici, por favor, te lo suplico. Puedo explicártelo todo. Todavía podemos empezar de nuevo. Hazlo por Beth y por Isa. No merecen que todo acabe así, con su padre muerto y su madre en la cárcel para siempre.

            —Nada tiene por qué acabar como tú dices…

            —Viene un coche. Todavía podemos salvarnos. Don Victorio tiene muchos enemigos, pudo haber sido cualquiera de ellos…

            —Sé que viene un coche.

            Alicia se movió con rapidez. El dolor nublaba la vista de Martín, pero aún así alcanzó a ver a su mujer mientras dejaba la pistola con la que le había disparado en la rodilla en la mano inerte de Laura. Después se acercó hasta él y le arrojó su revólver, el que guardaba en la caja fuerte para cuando los asuntos del trabajo se ponían feos.

            —No te molestes en intentar usarlo, cielo. Si hubieses quitado tus ojos de sus tetas y hubieses podido contar los agujeros, te habrías dado cuenta de que no quedan balas en el tambor.

            Martín pudo oler el perfume de Alicia cuando se acercó. Su mujer vestía de negro riguroso. Su pelo oscuro estaba recogido en una cola de caballo y sus manos estaban cubiertas con guantes de cuero. ¿Cuánto tiempo llevaba planeando su venganza? ¿Cuánto tiempo llevaban compartiendo cama, él pensando en Laura y ella en cómo deshacerse de ambos?

            —Has llamado a la policía. Estás loca…

            —¿A la policía? El que estás loco eres tú si piensas que soy tan tonta. Tienes demasiados amigos allí. Podrías tener alguna oportunidad. —Alicia se acuclilló ante él—. No, verás, es mucho más sencillo. De alguna forma tú querías dejarlo y ella no, o al revés, poco importa eso ahora. O quizás intentaste chantajearla —dijo mientras señalaba las fotos—. Lo único cierto es el resultado final. Te la cargaste, pero antes ella te hirió a ti. Y no, no fui yo quien llamó, aunque es cierto que tuve que forzar un poco la situación porque la muy zorra se negaba a llamar a sus guardaespaldas para que viniesen a buscarla. ¿La excusa? Algo tan sencillo como que su coche no arrancaba.

            Alicia se levantó.

            —¿Qué pasará cuando esos asesinos te encuentren? —continuó—. Échale imaginación. No sé quién podrá creer tu historia, acusando a una pobre madre que pasa el fin de semana con sus dos hijas de ser una asesina fría y calculadora, pero siempre podrás intentarlo.

            Alicia se volvió y se confundió con las sombras.

            —Ahora me voy. Imagino que lo entenderás. No es bueno para los intereses de lo que queda de mi familia que me encuentren aquí, divagando contigo. Saldré por una de las ventanas de atrás de la planta baja. La lancha del tío Rafael está abajo, en el embarcadero, y ya sabes que soy buena navegando, me viene de familia. ¿Por qué te cuento todo esto? Pues porque no te servirá de nada saberlo y hará que te des cuenta de todo lo que te has perdido…

            —¡Lici!

            Su voz resonó en la estancia, pero la única persona que podía haberle oído estaba muerta. Alicia se había ido. Martín intentó arrastrarse hasta las fotografías, pero el dolor atroz hizo que casi perdiese el conocimiento. Unos pasos pesados comenzaron a sonar en la escalera que conducía al piso superior.

Anuncios
Comments
14 Responses to “Un hombre de familia.”
  1. Jesús Rodríguez dice:

    Sencillamente iiiiiiiimpesionamte, con golpes seximpáticos. Lo único que no me encaja es el embarcadero de la colina del cuervo. En la colina no hay embarcadero. jejeje…

  2. Juan Ramón dice:

    Me ha parecido diferente. Diferente a lo que estoy acostumbrado a leer de ti. Pienso que puede ser tu evolución como escritor, o una faceta tuya que yo no había visto antes; en cualquier caso, me sigue encantando como dibujas los personajes y los ambientes en apenas unas líneas, y siempre, siempre, sorprendiendo con quiebros en la historia.
    Me ha hecho sonreír tu referencia a la colina del Cuervo. Me acuerdo que allí sufrí un accidente la noche anterior a una Nochevieja de no sé cuantos años (quizá tú te acuerdes, también estabas allí)

    • Gracias, Loren. Intento crecer con cada historia…
      En cuanto a lo del tobillo que te cargaste intentando llegar hasta el “embarcadero” de la colina del Cuervo, cuando bajamos por aquel sendero de cabras en un estado eufórico como mínimo discutible, a plena luz de la luna nueva… No sé a que te refieres, yo no estaba allí ;D (pero nos joribiaste la Nochevieja…;D)

  3. Mariola dice:

    Roberto, con tu permiso empiezo primero por Marta porque me he quedado flipando con su ilustración… ¡¡QUÉ PASADA!! Da más que impresión por todo, los trazos, los tonos tan tenebrosos y difuminados… Otro trabajazo de chapeau total. 🙂
    En cuanto al texto qué decir, Roberto. Yo, al contrario que Juan Ramón, sí que te reconozco el estilo que destila tanta negrura propia del género que más me gusta a mí, jejejjeeje. Sigue la mejor tradición de las buenas historias de mafiosos, vampiresas que devoran a detectives que no pueden evitar caer en la tentación, secretos que se acaban descubriendo y que terminan por destruir casi todo y a casi todos… En fin, gran historia, sin duda. Así qué lo habéis bordado los dos.
    Mi más sincera enhorabuena. 🙂

    • Tienes razón, Mariola, y soy un maleducado. Estoy tan acostumbrado a babear con las ilustraciones de Marta, y con ella lo sobresaliente se hace tan habitual, que no le he dado la debida importancia a este pedazo de ilustración. Cuando me la mandó me quedé flipado, y hace falta mucho para sorprenderme… Además voy a contar una anécdota real como la vida misma: yo tenía transparente cuál era la imagen del relato, pero no dije nada para ver qué era lo que elegía Marta… Y lo clavó. El mismo pasaje tal cual yo lo había imaginado. Sobran las palabras. Alucinante, Marta 😉

  4. Ricardo dice:

    Mi enhorabuena a los dos. Marta como siempre, o mejor incluso, es de los trabajos que he visto que más me han gustado, y con un estilo que creo que le va a Roberto como un guante a una mano.
    En cuanto al relato, es un Roberto auténtico ¿ para cuando un final feliz para variar ? Pero yo sí le veo algo en el estilo que no se notaba antes, quizá influencia de alguna lectura, quizá leve intento de ir haciendo algo distinto. O simplemente el ascenso de un peldaño en la madurez del escritor. De cualquier manera, me ha gustado.

    • ¡Si se trata de un final feliz, Ricardo!… Todo depende del lado de la mesa al que te sientes.
      Pregúntale a Alicia si acaba bien para ella.
      Además, ¿no podría ser que los que suben las escaleras sean sus amigos de la policía, que han pillado Alicia mientras escapaba?

      Que cada uno se imagine el mejor final posible…;D

  5. Paloma Muñoz dice:

    Roberto esto parece una peli de los años 40 y me imagino a la mujer de Martín con la gabardina que podría haber llevado una actriz de esa época, una del tipo a Jane Greer pero siendo una amante esposa y madre que al final se venga de la aventura de su marido. Muy buena, sí señor. Y la ilustración de Marta es simplemente impresionante. Os felicito.
    Un afectuoso saludo, Paloma

  6. tico dice:

    Ey Roberto pero qué historia más buena y pedazo de giro, me ha gustado mucho, me recordaba a El padrino. En cuanto a la ilustración de Marta, pues a mí me deja un poco indiferente, perdona eh Marta? Me parece un recargamiento y abuso de texturas para rellenar que sí, llama mucho la atención por los contrastes pero vamos, que no me dice nada. No es personal eh Marta? Ya sabes que soy un tiquismiquis.
    Un abrazo a los dos, buenos uno a cada uno.

    • Muchisísimas gracias, Tico, por los elogios. Fíjate que lo de la ilustración va en gustos… Yo que soy fan de Enki Bilal, adoro las imágenes “sucias”, imperfectas, orgánicas, alejadas de trazos quirúrgicos. Y las texturas me gustan “rugosas”, oxidadas, con velos sombríos que esconden en motivo principal, para que éste parezca un clavo en el tronco de un árbol. En esta ocasión, el pasillo en el que Laura reposa el sueño eterno está en penumbra y, tal y como propone Marta, la mortecina luz del atardecer sólo permite adivinar las formas del cadáver más bello… Ratifico mi admiración por su forma de ver el relato.

  7. Olga Besolí dice:

    Me ha encantado tu relato, Roberto. Impresionante la trama y he visto la “película” desde la primera escena a la última, porque describes tan bien que no lo leo con palabras sino con imágenes. Y, nada, a partir de ya me declaro fan tuya, honor que compartes con Mariola. ¡Que gusto compartir ezine con semejantes cracks!

    Me encanta la ilustración de Marta, sobre todo como trabaja las luces y las oscuridades, aunque sumándome a Tico, quizás me transmite demasiada calma y bienestar para lo “violento” (perdón Roberto) del relato. Pero aún así, me encanta como dibujas.

    • Muchas gracias, Olga. El placer de compartir mesa creativa con vosotros es mío. Y por supuesto que te perdono, el relato es VIOLENTO. En cada frase se respira violencia de todo tipo, contenida o no. Y Marta eligió el único oasis, lo que no deja de ser un maravilloso contraste: la calma que rodea al único cadáver del relato…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: