Starway to hell

Autor@: 

Ilustrador@:  

Corrector@: 

Género: Negro

Rating:+14

Este relato es propiedad de Roberto del Sol. La ilustración es propiedad de Rosa García. Quedan reservados todos los derechos de autor.

Starway to hell.

¡Malcom!, ¡Malcom!, ¡Malcom!

Mientras caminaba hacia el camerino, podía sentir el hormigón vibrando bajo los pies con la energía de las sesenta mil personas que coreaban su nombre. Suplicaban que volviese al escenario. Lo querían, lo adoraban. Y querían más. Siempre querían más. La comunión con el público había sido una experiencia solo comparable al mejor de los orgasmos. En su retina todavía permanecía la imagen congelada de miles de almas haciendo los coros de Love you till death. Pero ya no habría más por esa noche. Estaba cansado. Se había vaciado, como en cada concierto. Ahora cada una de las maltrechas células de su cuerpo pedía a gritos algo con lo que poder silenciar el dolor. Necesitaba acallar los gritos, esconderse de la luz, dormir un poco quizás. Aguardaría escondido en la oscuridad del camerino hasta que los fans hubiesen desaparecido de los alrededores del estadio. Después Vinnie lo llevaría al hotel, en donde lo esperaba alguna de las chicas a las que había firmado autógrafos antes del concierto. Vinnie siempre se encargaba de arreglarlo todo. Las escogía por él. Conocía sus gustos, sus manías. Después las haría desaparecer con sigilo antes de que llegase la luz del nuevo día. Malcom no soportaba despertar y tener que hablar con alguien, y mucho menos con alguna de aquellas ninfas que lo veneraban como a un dios.

Vinnie se cruzó en su camino. Malcom no necesitaba nada de él ni de ninguna otra persona en ese momento. Solo quería alcanzar la agradable oscuridad del camerino y tomar unas cuantas pastillas. Seguramente le diría que el concierto había sido cojonudo, que era el mejor. Para eso era su manager. Pero ahora mismo solo necesitaba silenciar las voces de su cabeza.

Eres el mejor, Malcom. —Sonrisa falsa—. Nunca trabajé con alguien como tú.

Mentira, Vinnie nunca trabajaba. Era una especie de sanguijuela que vivía del esfuerzo de los demás. ¿Qué perdería Vinnie en todo esto si alguna vez las cosas salían mal? Nada. Siempre podría encontrar a otro Malcom al que poder engatusar con sus palabras de encantador de serpientes.

Este concierto ha sido cojonudo, Malcom. Sin duda el mejor de tu carrera.

Malcom sonrió cansado. Estaba aburrido de oír las mismas frases un día tras otro. Con la tajada que se llevaba de todo, Vinnie podía por lo menos esforzarse en ser un poco más original.

Me gustaría que vieses a alguien, Malcom. Se trata de un viejo amigo… Solo quiere hablar contigo acerca de su propuesta, aquella de la que hablamos la semana pasada, ¿te acuerdas? —Vinnie leyó el disgusto en los cansados ojos de Malcom—. Sabes que siempre quiero lo mejor para ti, Malcom. Nunca haría algo que fuese en contra de tus intereses. Yo personalmente he estudiado su oferta y creo que es muy generosa —le dijo Vinnie mientras caminaba a su lado y tropezaba una y otra vez con los trastos acumulados en los estrechos pasillos.

Otra mentira. Nadie quería solo hablar con él. Todo el mundo quería un trozo suyo. Malcom se detuvo y miró a los ojos del que una vez pensó que era su amigo. En la penumbra del pasillo Vinnie parecía nervioso. Dentro de la cabeza de Malcom las voces estaban elevando el volumen y amenazaban con desbordar los diques de la cordura. Estaba a punto de decir algo desagradable, pero se dio cuenta de que Vinnie tan solo era otra pieza más en una maquinaria que los manejaba a todos a su antojo mientras les vendía que eran libres. No tenía sentido gritarle. Dar voces a aquel guiñapo de hombre excesivamente entrado en carnes y adicto a la cocaína no haría que las voces desapareciesen.

Mañana, Vinnie. Hoy no puedo. Necesito descansar.

Malcom puso la mano en el hombro de su manager para dejar bien claro que la decisión no era negociable. Vinnie lo conocía bastante bien como para saber que no era una buena idea ir más allá, así que dejó que Malcom diese media vuelta y continuase su camino hacia el camerino.

Media hora después, las voces eran solo un pequeño murmullo. Las pastillas milagrosas y media botella de tequila Herradura eran una combinación que no fallaba nunca, aunque era consciente de que cada vez necesitaba más de esas pequeñas pastillas para encontrar la paz.

Malcom estaba tumbado en el diván, vestido solo con unas pulseras de plata que brillaban débilmente en su muñeca. La organización había convertido el camerino en un pequeño santuario iluminado por diecinueve velas rojas. Esa era una de las peticiones que siempre realizaban a la hora de firmar un contrato. Vinnie decía que las estrellas de rock se medían por la cantidad y la extravagancia de sus exigencias.

El plan era tan sencillo como necesario. Descansar con los ojos cerrados hasta acabar la botella de tequila que sostenía por el bocal; hasta que bajase la marea. Alguien llamó a la puerta tres veces. El sonido llegó hasta él amortiguado por los tranquilizantes y el alcohol, pero fue suficiente para hacer que volviese a la realidad.

¿Acaso no le había dejado bien claro a Vinnie que no quería ser molestado?

Malcom se incorporó y se miró al espejo, y no le gustó lo que vio. ¿Qué quedaba del pequeño niño que jugaba al escondite con sus amigos en los campos de trigo? Parecía que hacía mil años que su familia se había visto obligada a emigrar a la ciudad, cuando el banco embargó la granja y se quedó con todo: las tierras, los amigos, los recuerdos, la esperanza… A veces todavía despertaba por la noche empapado en sudor y tenía que obligarse a recordar que la pesadilla no era real, que ya no tendría que preocuparse nunca más por la posibilidad de perder su casa.

¿Hola? ¿Señor Haeskell? —Una voz de hombre sonó al otro lado de la puerta.

¿Señor Haeskell? Nadie le llamaba así desde hacía muchos años, probablemente desde la escuela. Quizás se tratase de alguno de esos estirados periodistas cuyo único contacto con el rock era el que tenía al apagar el estéreo de sus hijos los fines de semana. Lo cierto era que, fuese quien fuese, por lo menos había demostrado suficiente arrojo e inteligencia como para burlar al equipo de seguridad, pero no empezaba con buen pie. Malcom no tenía precisamente buenos recuerdos de su etapa escolar.

Quizás si permanecía en silencio el tiempo suficiente, el hombre pasase de largo.

La puerta se abrió sin su permiso, algo que podría haberlo enfadado de no ser porque las pastillas lo habían sumido en un estado de tranquilidad en el que era imposible exaltarse. Sentía curiosidad por ver el rostro del intruso cuando lo viese desnudo. Con seguridad balbucearía mil disculpas y se retiraría pensando si quizás ese fallo habría acabado con su carrera en el periódico. O quizás le sacase una foto para la portada del Rolling Stone. A Malcom no le importaba. Quienquiera que fuese no saldría de allí con todos los huesos en su sitio si acababa por disgustarlo.

El hombre entró en la habitación sin dudar un instante y no se mostró azorado por lo que vio. Parecía saber lo que iba a encontrar allí adentro. Era muy delgado, con el pelo milimétricamente peinado hacia atrás, y en su cara destacaban una nariz aguileña que le daba un aspecto de ave rapaz y dos ojos oscuros en los que casi no había blanco. Iba vestido de una forma que a Malcom se le antojó pasada de moda, como un inglés de esas películas antiguas al que solo le faltaba una chistera, con mucha clase, y se movía con la elegancia de esas personas que se creen superiores. Malcom odiaba a ese tipo de personas. Habían sido individuos como aquel los que los habían dejado sin casa, los que habían empujado a su padre al suicidio y a su hermana a la prostitución y, al final, a las drogas.

Malcom no hizo gesto alguno por cubrirse. Estaba en su reino, y allí podría obligar al extraño a desnudarse si quisiera… Tomó otro trago de tequila.

¿Quién coño eres y cómo has llegado hasta aquí? —preguntó sin rodeos.

El hombre sonrió y enseñó unos dientes blanquísimos. Ahora su cara se había transformado en la de un lobo.

Hola, señor Haeskell. No es necesario que se ponga a la defensiva conmigo. Mi nombre es Lucer Heylel, y estoy aquí para hacerle una propuesta que no podrá rechazar.

Esa sonrisa que no se borraba de su cara irritaba profundamente a Malcom, pero la seguridad que mostraba en sus gestos y en su forma de hablar, con ese lenguaje tan estirado, picó su curiosidad. Todos los días se acercaba algún tío raro, acudían como las polillas a la luz, pero pocas veces mostraban tanta seguridad en su presencia. Bien, dejaría que intentase venderle el paraíso antes de mandarlo a la mierda.

Tienes toda mi atención. Dispara.

Hoy he podido ver su concierto, señor Haeskell, y ahora puedo decir que todo lo que me contaban de usted se queda corto. Nunca he visto nada igual.

Sí. Creo que no ha estado mal del todo.

Es hora de que pase a jugar en las grandes ligas, señor Haeskell. He venido para ofrecerle la oportunidad de crecer, de hacerse una leyenda…

Otra vez su apellido. En los labios de aquel hombre chirriaba como una uña arañando una pizarra. Malcom conocía muy bien a las personas como Lucer: ejecutivos sin escrúpulos que venderían a sus madres por una posición en las listas de ventas. Demonios que ponían el mundo a tus pies y pesadas cadenas de oro en las manos. Versiones corregidas y aumentadas de Vinnie. Adiós a la libertad, bienvenida esclavitud.

Llámame Malcom. Y, para tu información, ya estoy donde quiero estar —le espetó, y dejó que algo de bilis impregnase sus palabras—. Ya soy la leyenda que quiero ser. Si de verdad has estado en el concierto, habrás oído a sesenta mil personas gritar mi nombre.

No es necesario que se enfade conmigo… Malcom. Está muy cansado y quizás no sea consciente de todo lo que puedo ofrecerle. Usted me habla de una batalla, yo le hablo de la guerra. Usted me habla de un día, yo le ofrezco la eternidad. Estoy poniendo a su disposición la maquinaria necesaria para que millones de personas coreen sus canciones como himnos sagrados por toda la eternidad. Pida lo que necesite: compositores, músicos, arreglistas… Usted figurará como el único autor de todo ello. Habrá un antes y un después de su firma en este contrato —sacó unos papeles del bolsillo interior de su americana, los desdobló y se los acercó a Malcom—. Y créame, sé de lo que hablo. He dedicado toda mi existencia a construir los ídolos que las masas adoran. Por mis manos han pasado todos los mitos que el hombre venera desde el principio de los tiempos.

Malcom dejó la botella de tequila en el suelo y hojeó los papeles. Estaban escritos a mano, con letra muy apretada y una caligrafía propia de los documentos antiguos. Era increíble lo que la gente desesperada era capaz de hacer para conseguir una firma suya. Esto era más de lo que estaba dispuesto a soportar. Como juego había sido divertido, pero las voces dentro de su cabeza estaban volviendo y la situación estaba empezando a perder la gracia.

Mira, como te llames, no me gusta tu cara, ni tu propuesta, ni la forma en la que te has colado en el camerino. Y estás loco si piensas que voy a firmar esto —y arrojó los papeles con violencia hacia el hombre, que acabaron en el suelo—. Ahora sal de aquí o llamaré a seguridad.

El que está loco eres tú, Malcom, y quizás por eso me gustas tanto. —El hombre pronunció lentamente las palabras mientras recogía los papeles del suelo. Sus ojos brillaban de una forma peligrosa—. Este contrato no es de los que necesitan ser leídos, hijo. Muchos artistas, mil veces mejores que tú, matarían por poder firmarlo y que su nombre pasase a la eternidad. Nadie desprecia una propuesta así. Pregúntale a Vinnie, él sabe muy bien de lo que estoy hablando. Porque me caes bien, y en cierta manera me recuerdas a mí hace mucho tiempo, te voy a dar la oportunidad de que lo pienses un día más.

A pesar del embotamiento, Malcom detectó una velada amenaza en las palabras de Lucer.

Me parece que no quieres entender la realidad de la situación, amigo.

Piensa bien lo que vas a decir, muchacho, no vaya a ser que te arrepientas toda la vida de tus próximas palabras.

En los ojos de Malcom podía leerse con claridad que su decisión ya estaba tomada.

Yo no te necesito, tío. Eres tú quien ha venido a rogarme que firme tus jodidos papeles… Era mi nombre el que aclamaba la gente ahí afuera, y eso no me lo has dado tú. Más bien creo que lo que quieres es aprovecharte de mí, como todos los demás. Ahora sal de este cuarto. No quiero verte nunca más.

El hombre se levantó.

Hasta las flores más bellas se marchitan.

¡Que te follen!

Malcom tomó la botella del suelo y la esgrimió como un arma. El hombre levantó una mano para tranquilizarlo mientras dibujaba de nuevo la sonrisa de lobo en su cara.

Tranquilo, Malcom, eso no será necesario. No quiero ensuciar mi traje. Hay más formas, y tengo todo el tiempo del mundo. ¡Ah, el ímpetu de la juventud! —comentó divertido—. Sangre nueva que hierve. Un defecto del hombre que en ocasiones la vida no le permite corregir.

Lucer salió del camerino y cerró la puerta tras él. Vinnie lo estaba esperando afuera y lo tomó del brazo. Una sola mirada del hombre bastó para que lo soltase.

Yo he hecho mi trabajo, señor Heylel.

Como solía decir tu madre —dijo él con voz afectada—, un trabajo puede hacerse de muchas formas, mi buen Vinnie. Quizás debieras haberte esforzado un poco más. Sabes mejor que nadie que siempre acabo por conseguir aquello que quiero. Solo existen dos posibilidades: o me entregan su alma o les robo la vida. Pero aquel que me traiciona bien puede acabar perdiendo ambas cosas…

No, por favor —dijo Vinnie mientras le besaba la mano.

No lloriquees. No soporto los lloriqueos. Todavía me eres útil, Vinnie, pero no me falles otra vez —amenazó Lucer mientras se alejaba—. Por cierto, recuerdos de tu madre. Dice que te echa de menos.

Pues yo a ella no, pensó Vinnie mientras veía al hombre desaparecer entre las sombras. Aunque al final acabase por ir al infierno, como todo el mundo, por lo menos esperaba no tener que hacerlo hasta dentro de muchos años. Abrió la puerta del camerino y vio la imagen de Malcom reflejada en el espejo.

¿Qué es lo que has hecho?

Trae el coche hasta el callejón y llévame al hotel.

Esa noche, Malcom estaba en la habitación del hotel, desnudo, de pie ante una cama enorme en la que dos hermosas mujeres, también desnudas, se besaban y reían mientras le tendían la mano para invitarlo a unirse a la fiesta. Vinnie había acertado de pleno con su elección. No parecían las típicas chiquillas a las que había que enseñar quién era el que mandaba en la cama, y que en ocasiones acababan llorando porque pensaban que habían venido a otra cosa.

Ven, Malcom, deja que te enseñemos una cosa —le dijo la pelirroja, y él sonrió como si algo en el juego que estaba a punto de comenzar pudiese sorprenderlo todavía.

Pensó que sería interesante dejarse seducir. No recordaba haber puesto música, pero dentro de su cabeza, todavía espesa por el alcohol y las pastillas, sonaban las notas de una música embriagadora.

Malcom se dejó caer sobre la cama, extendió los brazos, cerró los ojos y se rindió. Las mujeres se acercaron hasta él con movimientos sensuales, deslizando su piel desnuda sobre las sábanas de seda. Malcom sintió el calor de sus cuerpos duros, la presión de sus pechos, el cálido aliento que se escapaba entre sus labios, el suave roce de unos dedos que buscaban en cada rincón de su cuerpo. Todavía con los ojos cerrados, permitió que la lengua de una de las chicas le separase los labios y se enredase con la suya; adentro, cada vez más adentro, hasta que comenzó a faltarle el aire…

Malcom abrió los ojos asustado e intentó incorporarse, pero sus músculos respondían a cámara lenta a las órdenes que impartía su espeso cerebro. Parecía que estuviese buceando en una piscina de gelatina. Los párpados pesaban demasiado y los ojos recibían las imágenes desdibujadas. La mujer que estaba sobre él escondía los rasgos de la cara entre su melena pelirroja, y la mezcla de todo lo que había tomado debía de estar jugándole una mala pasada, porque por un instante creyó ver cómo una lengua demasiado larga como para ser humana se escondía en la boca de la chica. Los ojos de la mujer, semiocultos entre la cascada de pelo rojizo, brillaban con un fulgor extraño, antinatural.

Ilustración de Rosa García

Malcom no podía pensar con claridad, alguien tenía que haber puesto algún tipo de droga en su copa. No lograba que se fuese de la boca el sabor de aquellos labios, tan dulces. Trató de luchar, intentó resistirse al juego que proponían aquellas mujeres, pero los brazos y las piernas pesaban demasiado, y además algo en su interior no estaba tan seguro de querer que todo aquello acabase. La sensación de placer era indescriptible. Nada ni nadie lo había llevado nunca hasta esos límites o le había hecho sentir algo parecido. A pesar de no poder verlo, Malcom sintió cómo las manos de la otra mujer guiaban con suavidad su erección al húmedo interior de la pelirroja, que comenzó a moverse de una forma que hizo que arquease su cuerpo. La mujer bajó su cabeza hasta la de él, acariciándolo con un cabello que parecía tener vida propia.

¿Ves, Malcom, todo lo que has perdido? —le susurró al oído.

Y cuando la mujer se incorporó, sonreía, y esa sonrisa dejó al descubierto unos delgados colmillos que daban a su cara el aspecto de un lobo.

En ese momento Malcom sintió que los músculos se estiraban y comenzaban a romperse, como cuerdas de guitarra demasiado tensas, pero no tuvo tiempo de gritar, porque un instante después también se rompió su corazón.

No soy adivino. Pero me jugaría la paga de un mes a que se trata de una sobredosis. —El forense levantó la vista del cuerpo desnudo, se quitó las lentes y fijó los pequeños ojos porcinos en su amigo, el teniente Bruce O’Malley.

¡Joder, Ambrose, parece que te alegras de que el muchacho haya acabado así!

En absoluto. Desde que TMZ anunció la muerte de este mozalbete, he recibido sesenta y siete llamadas perdidas de mi hija mayor, a razón de una por minuto. Te aseguro que esta noche, durante la cena, lo pasaré tan mal como si lo hubiese asesinado yo mismo.

Bueno, supongo que eso te descarta como sospechoso, por lo menos de momento —dijo Bruce sonriendo.

A su alrededor los hombres del departamento de homicidios ponían la suite patas arriba sin ningún tipo de piedad. El alcalde lo había llamado en persona. No todos los días moría un ídolo del rock de talla mundial en su ciudad.

¿Qué piensas de todo esto, Bruce?

Hummmm… No lo sé, amigo, pero hay muchas cosas que no encajan.

¿En la versión de los guardaespaldas?

En todo. Por un lado tenemos a ese par de hormonados sin cerebro que aseguran haber metido a dos chicas, que no ha visto nadie más, en esta habitación ayer por la noche, pero que hoy, al ir a ponerlas de patitas en la calle, ya no había ni rastro de ellas. Evaporadas. ¡Puffff!

¿Crees que pudieron haber sido ellos?

Lo dudo. No ganan nada con su muerte. Al contrario, a partir de este momento están oficialmente sin trabajo. ¿Quién demonios iba a querer contratarlos ahora con semejante mancha en su currículum? Durmiendo la mona mientras alguien se cargaba a la persona que vigilaban… Gracias, Donnie —le dijo al agente que les acercó un par de cafés del Starbucks de la esquina.

Me obligarás a mentir de nuevo a Marsha la próxima vez que me invites a cenar a tu casa —comentó divertido Ambrose, mientras observaba a su amigo poner dos sobres de azúcar en el café.

Soy incapaz de superar mi adicción al café, pero odio esa porquería de sacarina —suspiró el teniente mientras terminaba de revolver el café y tomaba un primer sorbo que le quemó la lengua—. Necesito azúcar para poder pensar con claridad, amigo. Me pagan para usar el cerebro, no para ponerme unas mallas. Además, tú siempre puedes mirar hacia otro lado y hacer la vista gorda…

¿Por qué crees que no se trata de una sobredosis? —cambió de tema Ambrose.

No hay carta, con lo que no parece un suicidio. Su manager dijo en la declaración que el chico no tomaba nada más fuerte que esas pastillas que te llevas al laboratorio y alcohol y, aunque de momento no descarto nada, no parece que ese sea un cóctel capaz de dejar las venas de alguien como si por ellas fluyese tinta china. Tú mismo dices que no hay pinchazos…

Por lo menos a simple vista. Te sorprendería saber la cantidad de sitios por donde la gente se mete esa mierda. Y que no sepa de lo que se trata no es nada extraño… Todos los días me encuentro con alguna nueva droga de diseño creada a medida para estos nuevos ricos. Los chicos se meten cualquier cosa que les prometa experiencias nuevas, aun a riesgo de hacer de conejillos de indias y poner en peligro su vida. Están de vuelta de todo. ¿Cuántos años tiene? ¿Veinticinco, treinta…?

Bruce abrió la carpeta con el informe.

Veintiséis.

Los jóvenes de ahora viven en veinte años lo que nosotros en cincuenta. Tienen prisa por hacerlo todo cuanto más rápido, más alto y más fuerte mejor.

¡Joder, como en las olimpiadas!

¿Cómo dices?

Nada, olvídalo. Solo era un chiste malo.

A los treinta años ya son viejos. Están cansados. Y ahora imagina lo mismo, pero con el mundo a tus pies, sin nadie que te controle. —Los dos hombres miraron el cadáver de la cama—. Temo por mis hijas…

Vamos, hombre, tú y yo hacíamos lo mismo que ellos a su edad, solo que ya no te acuerdas.

¡Ah, Bruce! —dijo mirando a su amigo a los ojos—. Creo que me estoy haciendo mayor.

No te ofendas, pero tenemos más de cincuenta y cinco años. Para este mundo estamos pasados de moda.

Ya, ya. ¿Por dónde vas a empezar a investigar?

¿Para qué quieres que te lo diga?, ¿para filtrarlo al TMZ?

¡Vete a la mierda! —le dijo su amigo mirándolo con seriedad.

Perdona, era solo otro chiste malo. Necesito encargarme del capullo que filtró la foto a esos buitres. Respondiendo a tu pregunta, pues me imagino que empezaré por apretarle las clavijas al tal Vinnie. Está claro que era su camello y que él mismo es adicto a algo. Espero que su adicción lo obligue a cantar durante el tiempo que lo tengamos retenido en comisaría.

Ese es mi Bruce. Siempre rozando la legalidad.

Ambrose, demasiado a menudo me veo obligado a recordarte que somos los buenos —respondió el teniente mientras los dos abandonaban la habitación del hotel.

Vinnie se sentía tan desasistido como un talibán en Guantánamo. Llevaba tantas horas sentado en aquella silla de mierda, soportando las tonterías de los polis, que tenía el culo tieso y dolorido como si se lo hubiesen rociado con nitrógeno líquido.

Malcom estaba muerto.

Nadie jugaba con Lucer Heylel. Nadie jugaba con Lucifer. ¡Qué tonto había sido el chico al no hacerle caso! ¿Qué te pedían a cambio del éxito y la inmortalidad? Algo tan absurdo como el alma. ¡Y a quién coño le importaba eso! Todo el mundo quería un trozo del pastel: la mafia con sus extorsiones, el gobierno con los impuestos… y el diablo con el alma. ¿Y para qué servía el alma si al final todos iban a ir al infierno por una u otra causa?

Se sujetó las manos para intentar detener el temblor producido por la abstinencia. Tenía que pararlo. No debía mostrar debilidad. Nadie le había dicho todavía si estaba detenido. Solo le habían preguntado una y otra vez por el origen de las malditas pastillas. Hasta ahora había aguantado, pero sentía que los muros que rodeaban su castillo de seguridad comenzaban a derrumbarse. No soportaría un nuevo interrogatorio.

La puerta se abrió y dejó entrar la insoportable algarabía de la comisaría y a una mujer joven, vestida de impecable traje pantalón, que cerró la puerta tras ella haciendo que regresase el bendito silencio. La mujer se sentó frente a él.

Buenos días, Vinnie. Soy la capitana Selma Kendrick —le dijo mientras abría una carpeta y hojeaba unos documentos, y con la otra mano levantaba ligeramente la placa que colgaba del cuello para corroborar sus palabras. La mujer levantó la vista y fijó sus ojos en Vinnie—. Para empezar te aclararé que no por el hecho de ser mujer vas a tener más suerte que con mis compañeros.

No sé nada más que lo que ya he dicho a los demás polis… Quiero marcharme a casa. Mis abogados van a destrozar el departamento de policía de esta ciudad.

Bien, Vinnie Dacosta, me gusta que pongamos las cosas claras desde el principio. —Selma sonrió, y su sonrisa le trajo a Bruce el vago recuerdo de algo que no acababa de ubicar, pero que no le agradaba—. Por lo que se ve, no le gusta que se metan en sus negocios, o tiene miedo de lo que pueda pasarle si habla demasiado.

Si supiese algo no tendría problema alguno en decírselo. Estoy enfermo, muy enfermo, y no estoy en disposición de sufrir por proteger a nadie…

¿Ves, Vinnie, como todo es más fácil de lo que parece? Eso es justamente lo que quería oír —la mujer amplió su sonrisa y eso hizo que su cara adquiriese el aspecto de un lobo—. A nosotros tampoco nos gusta que se entrometan en nuestros negocios —le dijo mientras se levantaba de la silla y rodeaba despacio la mesa, acariciando con sus dedos el contorno.

Espera un poco. No… No puedes estar hablando en serio. —La voz del hombre se convirtió en un hilo en el que se reflejaba el terror que sentía al darse cuenta de quién era la persona que estaba encerrada con él en la habitación—. Siempre te he sido fiel…

Pero acabas de decir que no podrías resistir la tentación de hablar de nuestro acuerdo si presionasen de la forma adecuada. Eres débil, Vinnie, esa adicción tuya te hace muy vulnerable —le susurró Selma en el oído.

Vinnie sintió la punta de la lengua de la mujer pasearse por su oreja y luego desplazarse sin prisa por su cara hasta llegar a la boca. Sus labios se abrieron incapaces de resistirse al perfume embriagador que lo envolvía.

¿A qué nunca te han besado así, Vinnie? —preguntó satisfecha la mujer al cuerpo inerte de Vinnie, que tenía los ojos muy abiertos, clavados en el techo.

Repíteme otra vez eso de que no habéis visto a nadie entrar aquí, y que no sabéis quién coño es la pelirroja del video, Frank, porque no acabo de creérmelo.

Es la verdad, Bruce, nadie recuerda haber visto a una mujer, y menos con esas curvas… No entiendo cómo ha podido pasar.

Muy bien, muy bien. Ahora déjanos solos, por favor. —Bruce se volvió hacia su amigo, que se quitaba los guantes de látex después de haber terminado la exploración preliminar—. Necesito que me des alguna buena noticia, Ambrose.

Pues, por el momento, lo único que puedo asegurar es que está muerto y que, cuando se enteren los abogados de su familia, tendremos que dar muchas explicaciones acerca de qué demonios era lo que estábamos haciendo con él aquí, encerrado, sin acusarle de nada. Por lo demás, y si creyese en Dios, estaría dispuesto a afirmar que parece obra del mismísimo diablo.

Una mañana, dos fiambres con las venas tatuadas en negro bajo la piel, cero pistas… Estoy dispuesto a creer en cualquier cosa. Incluso en que fuese el mismísimo diablo que tú mencionas el que se los hubiese cargado por no firmar con sangre su contrato de fama a cambio del alma.

¿Tú firmarías?

Seguro. Me gustaría ver a ese viejo chivo buscando mi alma… Ya sabes lo que dice Marsha al respecto…

Sí, que los hombres no tenemos corazón… Ni alma. —Esa frase hizo que los dos sonriesen.

Bueno, me temo que ya no podemos hacer nada más por nuestro amigo Vinnie. Te invito a comer. Necesito azúcar. Tenemos mucho trabajo por delante.

Roberto del Sol

Anuncios
Comments
20 Responses to “Starway to hell”
  1. Muchísimas gracias, Rosa, por acompañarme en este viaje. Me quedo con la melena escarlata de la diablesa y esa mirada de “te vas a enterar de lo que vale un peine”, y con el tatuaje de tu nombre en el brazo de Malcom. Muy bueno.

  2. rosag2 dice:

    Bueno, bueno, gracias a tí Roberto, por tan maravilloso relato, ya sabes que me hubiese gustado hacer alguna mas. De hecho tenía el boceto de Malcom de espaldas con las dos mujeres al fondo, en la cama y otro de Malcom, recostado en el divan con la botella de tequila y su camerino lleno de velas, algo bastante tétrico, jeje… pero era complicado hacerlo todo Así que decidí rematar esta, que era mas concluyente. Y me alegro mucho que te haya gustado. Un placer trabajar contigo.

  3. tico dice:

    Vaya relatazo Mister Of the Sun, has llevado el rock and roll a tu terreno, el terror. El terror de las nenas es como te voy a llamar. La historia es buena y bien contada. Me ha encantado ese personaje, la diablesa, que me ha recordado a las tres vampiresas que aparecen en el castillo de Drácula. Rosa lo ha ilustrado a la perfección, la verdad es que me pone ¿por qué siempre nos gustan los malos? En este caso la mala. Bueno, me gusta mucho el juego de blancos y negros de la ilustración y ese pelo color rojo que metafóricamente lo asimilo al color de la sangre, al rojo del infierno…
    Y del relato, Roberto, ya que has entrado en el juego del diablo es imperdonable que no hayas hecho referencia a sus satánicas majestades, a marylin manson, a devil came to me, etc etc. hay montones de referencias al diablo en el rock and roll, y al igual que has hecho en el título, muy acertado, haciendo un juego de palabras con dos clasicazos “Starway to heaven” de Led Zeppelin y “Highway to hell” de ACDC, pues eso, que podías haber enriquecido el relato con muchas referencias y lo hubieses hecho más real, pero así está muy bien también.
    Felicitaciones equipo.

    • Gracias, Tico. Los malos y los perdedores siempre dan más juego y además a mi me atraen como la luz atrae a las acherontia atropos. Por cierto, a Daniel Camargo le mencionaste una peli que me encantó: Giro al Infierno, del Sean Penn. Más perdedores predestinados.

  4. Sonia del Sol dice:

    A mí me ha gustado mucho tu relato, hermano, como te comenté en privado, porque, entre otras cosas, mezclas : intriga, pactos ocultos y demoníacos para conseguir el éxito a cualquier precio, drogas, sexo y, rock & roll, el cóctel explosivo que, en la vida real, se llevó a tantos de los grandes, sin perder, tu sello personal….Y, has hecho un guiño, con el título, a dos de las mejores bandas de rock de todos los tiempos, una de ellas la que más ha hecho mella en ti (Led Zeppelin). Y, Rosa, con su magnífica ilustración, le ha puesto cara a la maldad, en versión femenina en este caso y, también, al Swan de nuestra infancia , el de aquella película musical del que no recuerdo el título (lo sé, otra vez) y, que recordábamos hace unos días.
    Enhorabuena a los dos, hacéis un gran equipo.

    • Gracias, gracias y gracias, padawan Sonya. Ya sabes que los Zeppelin fueron un descubrimiento tardío (a mi alrededor todo el mundo era de Deep Purple), pero más vale tarde que nunca. De lo que quizás no te acuerdes, es que todo empezó porque Adolfo me dio de mil amores un disco que le habían regalado, porque sus oídos no eran capaces de soportar aquel “ruido”. El disco era el CODA…

      • Sonia del Sol dice:

        Tanta memoria no tengo y, cada vez tengo menos, je, je, je, pero, no me olvido de canciones como : “Tangerine” o, “Starway to heaven”, o “The battle of evermore”, “Rock and roll”, para m’i son ya inovidables, incluso, me hubiese gustado ser una hippie m’as en aquella ‘epoca, ya sabes, aunque luego hubiera llegado de todas formas el desencanto, pero…..

  5. Olga Besolí dice:

    Esto no es un relato, es un pedazo de relato. Desde que lo he empezado, no he podido apartar la vista hasta la última línea. Roberto, eres el mejor construyendo historias y sabes mantener la intriga y el misterio como nadie, además de ser un experto en personajes tortuosos y almas condenadas. Me alegra haber coincidido contigo en lo del pacto con el demonio.

    Y Rosa, estupenda ilustración en blanco y negro, destacando como único color la cabellera pelirroja para hacer del momento, si cabe, más peligroso y sensual.

    ¡Chicos, fantástico trabajo!

  6. Mariola dice:

    Querido Roberto, como ya tengo la suerte de leerte los relatos antes que los demás, jejejeje, ya te comenté cuánto me había gustado, como TODOS los que escribes. Es una historia de lo más clásica para el rock&roll, pero tú le das tu toque tan personal y especial que parece nueva. Creo que lo que más me gusta es el retrato y los diálogos de los polis, totalmente típicos del género y el tono, pero vaya, me encantó todo. Para remate del tomate ese pedazo de ilustración de Rosa, con ese uso de los colores tan único que tiene y esos trazos tan definidos…
    Equipazo de lujo, sin duda. ¡ENHORABUENA! 😀

    • rosag2 dice:

      Muchas gracias, compañeros, por vuestros comentarios. Y gracias de nuevo a Roberto, pues es el responsable de que con este magnífico relato, intrigante, dramático, negro y absorvente hasta el final, el equipo funcionase, a pesar de que mi parte llegase a duras penas a tiempo.

      • La imagen perfecta, al igual que el relato perfecto, necesita más de “inspiración” que de “tiempo”. Si tienes lo primero, Rosa, poco te hace falta de lo segundo; y si no tienes inspiración, da igual que tengas todo el tiempo del mundo. A ti te sobra la inspiración.

    • Como fan declarada del género negro que eres, el que resaltes lo típicos que son los polis y sus diálogos es el mayor piropo que me podrías echar. Gracias, Mariola.

  7. Paloma Muñoz dice:

    Roberto, mientras leía tu historia, me he estado acordando por un lado de un episodio de “Mentes criminales” en el que un cantante de rock está en el mismo plan que Malcom, (o casi) y tiene a una sanguijuela como dices por representante. Y al concluir el relato, y he visto el nombre del representante, “Vinnie Dacosta” he recordado al personaje del policía de la película “The Relic” Vincent D´Agosta que está basado en el mismo personaje de la novela de Preston y Child, “El ídolo perdido” y para acabar, el tema (estoy comprobando que es recurrente en esta convocatoria) de la entrega del alma al diablo a cambio del éxito y la inmortalidad que es como lo que le ocurre al protagonista de “El fantasma del paraíso).
    En fin que con estas curiosidades, me quito el sombrero ante tu relato que me ha encantado y me lo quito igualmente ante la maravillosa ilustración de Rosa García que es especacular e inquietante.
    Unb abrazo

    • Gracias, Paloma. Creo que he visto todos los mentes criminales (mi Natalia es fan, fan, fan), y me he leído todos los de Preston y Child (escriben mejor juntos que por separado). Me encanta Pendergast. Y sí, como buen friki que soy, me gusta “El fantasma del paraíso”, y no tengo inconveniente en reconocer que pongo de vez en cuando el “Rocky Horror Picture Show”, y me muevo como una lombriz en una sartén caliente al ritmo del “Time Warp” y del “Hot pattotie bless my soul”. ¡Qué se le va a hacer! A mi edad no creo que cambie ya… ;D

      • Paloma Muñoz dice:

        No sabía que eras fan de Preston y Child. Mira, ahora mismo he acabado la lectura y qué lectura) de la última novela de estos señores “Dos tumbas” y te la recomiendo fervientemente. El agente *endergast es maravilloso, único, divino cien por cie. No recuerdo haber encontrado a un personaje detectivesco con semejantes o parecidas características hasta ahora. Como alguien dijo con mucha sabiduría: “es una mezcla de Sherlock Holmes, Hercules Poirot y Maigret, pero sin ser cada uno de ellos sino todos juntos” o algo similar.
        Y en cuanto a MC , he visto todas las temporadas y me encanta la serie aunque te confieso que la mayoría de los actores protagonistsas me resultan francamenter antipáticos. También comparto tu entusiasmo por “RHPS” y por ese primer Brian de Palma y su fantasma que tanto me ha hecho reir.
        Un abrazO.
        PS: a mi edad, no creo que cambie tampoco.

  8. Magnífica historia, Roberto. En estas épocas en las que el Diablo (o alguno de sus representantes en la superficie de laTierra) ya no te ofrece comprar tu alma, sino que directamente te la expropia sin preguntarte tu opinión, resulta interesante recordar como se actuaba antes. Y el Rock siempre se relacionó con lo satánico. Muy bien traído, y muy bien llevado. Y excelentes los personajes, como siempre (aún recuerdo a la bruja del cuento anterior…). La ilustración de Rosa es una maravilla de síntesis, color, y expresión.
    Enhorabuena al equipo! Si siguen a este nivel, puede que “alguien” les haga una oferta que no podrán rechazar.

    • Nada, Daniel, que no te engañen. Nada es lo que era. Ya firmé (como dirían los del Cuarteto de Nos en su impagable “Ya no sé qué hacer conmigo”) ese cochino contrato, y lo máximo que puede hacer por mi el de la barba de chivo es inventarse estas historias de terror por mi para que pueda seguir publicando con vosotros. Dice que está jodido lo de las editoriales, que tiene un manuscrito con sus memorias que le han rechazado veinte veces…

  9. Juan Ramón dice:

    Bueno, muy bueno. Y no digo nada más porque todo lo han dicho los demás antes que yo.
    Me gusta leerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: