La vuelta a casa

Autor@: 

Ilustrador@: 

Corrector@: 

Género: Terror

Rating: + 13

Este relato es propiedad de Roberto del Sol. La ilustración es propiedad de Roberto del Sol. Quedan reservados todos los derechos de autor.

La vuelta a casa.

Entre curva y curva Alberto dirigió los ojos al espejo retrovisor. El pequeño dormía con placidez en la parte de atrás del coche mientras Elisa hablaba a su lado de temas banales para evitar que le venciese el sueño.

Era noche cerrada. Alberto se echaba la culpa por haberse demorado demasiado con las despedidas en casa de los abuelos. Que si el niño quería llevarse la cabritilla a casa, que si probad un poco de este chorizo que tiene el punto justo de picante. Lo cierto es que estaba haciendo lo que una y otra vez  se dijo a sí mismo que nunca haría, conducir de noche por una carretera de montaña en pleno invierno. Por supuesto que conocía de memoria el camino a  casa de sus padres, pero con la helada que estaba cayendo toda precaución era poca. Había curvas a las que casi nunca se asomaba el sol y que se convertían en una pista deslizante si se tomaban sin el debido cuidado. Alberto interrumpió a su mujer.

—Gracias por no decirles nada a mis padres.

Elisa guardó silencio por un instante.

—No tienes por qué dármelas. Los aprecio y no quiero que se disgusten. Son buena gente.

Había muy pocas cosas en las que Alberto estaba tan seguro de haber acertado en su vida como la de proponer matrimonio a Elisa. La crisis se había llevado por delante la empresa familiar y ahora los bancos amenazaban con dejarlos sin casa, pero ella siempre encontraba una palabra de ánimo y comprensión.

—Además —continuó ella—, estoy segura de que todo esto pasará muy pronto y las cosas volverán a ser como antes.

La seguridad con la que Elisa había pronunciado aquella frase tranquilizó a Alberto, que distrajo su atención de la carretera durante un segundo para dirigirle una mirada cariñosa. Y ese instante fue suficiente para cambiar sus vidas para siempre. Algo apareció repentinamente de la nada en el límite de su campo de visión y comenzó a cruzar la carretera, y los reflejos hicieron el resto del trabajo de forma involuntaria. Alberto giró el volante bruscamente para intentar evitar aquello que lo había sorprendido y pisó el freno a fondo, entonces sus peores temores se hicieron realidad. El coche comenzó a patinar en el firme helado y se deslizó sin control hacia la cuneta. El susto disparó un torrente de adrenalina en la sangre de Alberto y sus cinco sentidos, un poco embotados por el vino de la cena y adormilados por la noche, se pusieron en alerta en un instante. Los siguientes segundos transcurrieron a cámara lenta. Mientras las luces del coche mostraban en un baile loco un escenario plagado de obstáculos cada vez más difíciles de esquivar, Alberto fue consciente de que el frenazo había despertado al pequeño, que lloraba de forma desconsolada, y de que Elisa gritaba mientras extendía las manos hacia delante y se preparaba para lo inevitable.

La fuerza del impacto les sacudió los huesos como si se los quisiera arrancar de la carne; luego el silencio.

Después de una eternidad comenzó a ser consciente de que alguien lo zarandeaba y lo llamaba por su nombre.

Alberto intentó abrir los ojos, pero los párpados pesaban demasiado. Estaba molesto porque la voz lo había arrancado de un sueño hermoso y profundo.

Hacía frío. El aire de la noche entraba a través del parabrisas roto y hacía que su cuerpo temblase involuntariamente. Sintió dolor en el cuello y una quemazón en la cara. Poco a poco fue enfocando la vista y los recuerdos comenzaron a ocupar el lugar que les correspondía en la cabeza. Elisa lo llamaba con una voz temblorosa que casi se mezclaba con el llanto mientras lo empujaba una y otra vez. De repente, Alberto abrió los ojos muy asustado.

—¡Andrés! —gritó mientras echaba la vista atrás y un dolor agudo estallaba en su cuello.

—Tranquilo, cariño. El pequeño está bien. Lloró mucho porque quería que te despertases y porque le asusta la oscuridad, pero en cuanto lo cogí en mi regazo se quedó dormido.

—Dios mío. ¿Qué fue lo que nos sacó de la carretera? ¿Pudiste ver algo? —preguntó Alberto mientras revolvía con cariño el pelo de su hijo.

—No, pero de lo que estoy segura es que, fuese lo que fuese, no lo golpeamos.

—Voy a echar un ojo afuera, a ver qué pinta tiene el coche.

—Ten cuidado, por favor.

Alberto abrió la puerta con un par de empujones de hombro y dio una vuelta alrededor del coche. Parecía que lo hubiesen golpeado con una bola de demolición. Habían tenido mucha suerte. El vehículo se había detenido sobre un pequeño talud que los había salvado de ir más allá, probablemente hacia una caída segura. La carretera rodeaba una montaña y, aunque la oscuridad escondiese el paisaje, estaba seguro de que allí sólo había barrancos más o menos profundos hasta el cauce del río. El frío comenzó a entumecer su cuerpo. Alberto se sentó de nuevo tras el volante.

—Es un verdadero milagro que todos estemos bien —comentó—, pero tenemos que salir de aquí cuanto antes.

Probó el contacto. Nada. Esperó un instante y volvió a girar la llave mientras rogaba que todavía le quedase una pizca más de suerte esa noche. El motor arrancó con un sonido lastimero y enseguida comenzó a ronronear con regularidad. Pero la alegría inicial se convirtió en decepción en cuanto se dio cuenta de que el motor no era capaz de transmitir movimiento a las ruedas.

—Hemos debido de romper la transmisión… No nos podemos mover.

Alberto recorrió con la mirada el oscuro paisaje que los rodeaba. A través de los cristales rotos del coche alcanzó a ver, frente a él, una luz a medio camino de la cima de la escarpada ladera que rodeaba la carretera. La luz parpadeaba cuando el viento movía los árboles sin hojas que la rodeaban.

—Mira, Elisa —señaló con la misma emoción con la que lo haría un náufrago  al ver la sombra de una vela en el horizonte—. Aquello tiene que ser una casa.  Tengo que acercarme hasta allí.

—¡Papi, tengo miedo! Todo está muy oscuro. No te vayas.

El pequeño había despertado y su voz de súplica hizo que a Alberto se le formase un nudo en la garganta.

—Tengo que hacerlo, cariño. Lo mejor será que me esperéis en el coche. El depósito está lleno y tendremos luz y calefacción aunque estemos toda la noche con el motor en marcha.

—Por favor —le rogó Elisa—, date prisa.

Alberto puso sus labios sobre los de ella con suavidad y después tapó a ambos con su abrigo.

—Ahora eres el hombre de la casa. Cuida de mamá hasta que yo vuelva, ¿vale?

—Vale, papi —contestó el pequeño con la voz entrecortada por los hipidos.

El viento frío lo traspasó nada más abrir la puerta del coche y le costó respirar el aire gélido de la noche. Las estrellas brillaban con una nitidez que sólo se podía ver lejos de las luces de la ciudad.

Alberto giró la cabeza a ambos lados para intentar ver un hueco entre la espesura que le permitiese llegar hasta la luz. A un lado la curva oscura que los había hecho derrapar, al otro la carretera descendía hacia la seguridad de la civilización, de la que todavía estaban muy lejos. No había hueco en la vegetación, o por lo menos no lo veía, así que hizo de tripas corazón y saltó al monte. Las zarzas de los matorrales se engancharon en su ropa e hicieron que cayese lacerándose manos y cara. Alberto peleó con todas sus fuerzas para liberarse de aquel abrazo de espinas y, una vez que lo consiguió, comenzó a avanzar lentamente, casi a ciegas, con las manos extendidas por delante para proteger la cara de las huesudas ramas de los árboles que intentaban arañarlo.

De repente, oyó un ruido que lo hizo detenerse. Algo o alguien se acercaba. En ese momento se dio cuenta de que quizás había sido muy imprudente al saltar al monte sin más. Su padre le había dicho que habían vuelto a autorizar las batidas de lobos porque ese invierno se habían acercado demasiado a los pueblos y estaban atacando al ganado. Contuvo la respiración. El crujir de ramas se aproximaba en su dirección y no había ningún sitio donde esconderse. Alberto se agachó detrás de un árbol y tanteó el suelo a su alrededor en busca de alguna rama o piedra con la que poder defenderse. Había crecido en aquellas montañas y conocía de primera mano las historias de hombres que se habían cruzado alguna vez con una manada de lobos o incluso con un oso. Pero esta vez no tenía nada que temer. La tensión desapareció en cuanto se dio cuenta de que sólo se trataba de un pequeño zorro que escudriñaba la oscuridad en busca de comida. Era increíble que aquel animal tan esquivo se acercase tanto a un hombre. Parecía no dar muestra alguna de haberlo visto. Alberto estaba tan maravillado por lo que estaba sucediendo que no reparó en la luz sobrenatural que comenzó a bañar el lugar. Pero el pequeño zorro sí. Levantó la cabeza para mirar a través de él, como si Alberto no estuviese allí, y desapareció en la espesura con rapidez. Alberto giró la cabeza y lo que vio le heló la sangre en las venas. Unas figuras cubiertas con unos mantos raídos lo observaban en silencio. De sus manos esqueléticas pendían faroles de los que emanaba una luz mágica, que de vez en cuando se agitaba como si fuese agua turbia y dejaba entrever algo en su interior que pugnaba por escapar. Las negras túnicas de aquellos seres no tocaban el suelo, pero todavía había algo más aterrador. Mientras Alberto podía ver su cálido aliento dibujando volutas frente a él en el gélido aire de la noche al ritmo de su respiración desbocada, de la profunda oscuridad que encerraban aquellas capuchas, donde se suponía que tendrían que estar las cabezas de aquellos seres, no se escapaba nada.

Ilustración de Roberto del Sol

Alberto echó a correr. Un par de veces miró hacia atrás, sólo para comprobar que el séquito lo seguía a mucha distancia. Avanzaban sin prisa y no emitían ruido alguno, pero se movían con una facilidad insultante por aquel terreno lleno de obstáculos, como si flotasen.

El miedo espoleó a Alberto, que reanudó la ascensión con más brío. Había acertado al suponer que aquella luz provenía de una casa. Ahora estaba tan cerca que podía verla perfectamente entre el ramaje de los árboles. Pero no estaba en forma, y comenzó a sentir que no podía dar a los pulmones todo el aire que necesitaban. Cuando estaba a punto de rendirse, se dio cuenta de que la pendiente se había vuelto menos pronunciada y la vegetación casi había desaparecido. De repente se encontró corriendo y trastabillando por una pista de tierra que conducía hacia la casa. En ese terreno volvió a ganar distancia, pero sabía que de nada serviría si el propietario no abría la puerta antes de que lo alcanzasen, así que comenzó a gritar.

La suerte volvió a sonreírle. A unos cinco metros de la casa pudo ver el rostro de un anciano observándolo detrás de una de las ventanas.

—¡Abra, por favor!

—¡Vete! No deberías estar aquí.

—Hemos sufrido un accidente. Mi familia necesita ayuda y unos extraños me persiguen…

—¡Vete! Nadie puede ayudarte ya. Vendrán por ti y no quiero que me encuentren.

—¿Cómo dice? —Alberto estaba desconcertado—. ¿Sabe quién me persigue?

—¿Quién? —El hombre soltó una carcajada demencial que hizo que Alberto retrocediese un paso—. ¿Acaso no has oído hablar de la güestia?

La güestia, el séquito que según la leyenda acompañaba el alma de los muertos en su último viaje. Definitivamente aquel hombre había perdido la cabeza.

—Por favor, señor, se lo suplico.

—¡Largaos de mis tierras o lo pagaréis muy caro!

Desesperado y preso de un arranque de ira, Alberto empezó a golpear con las manos desnudas la pared de la casa y, para su sorpresa, los muros comenzaron a resquebrajarse y a volverse polvo. Todo a su alrededor se deshacía como un castillo de arena seca.

—¡Detente, estás destruyendo mi casa! Sabía que seríais un problema desde que os vi en la curva…

Esas palabras hicieron que Alberto recordase la imagen de lo que lo había sacado de la carretera.

—Usted… Fue usted el que ocasionó el accidente.

—Nunca debieron construir esa maldita carretera en mis tierras. Les dije que defendería mis propiedades a cualquier precio. Tarde o temprano los coches dejarán de pasar por esta carretera y las tierras volverán a ser mías. Y puedo esperar toda la eternidad.

—Viejo chiflado, ¡casi nos mata!

—¿¡Que casi os mato!? Eso sí que tiene gracia…

El anciano comenzó a reírse de nuevo, pero su risa se truncó en cuanto la misma luz antinatural que Alberto había visto en el bosque bañó la habitación a sus espaldas. El hombre se giró y extendió las manos para intentar evitar lo inevitable, pero su silueta comenzó a estirarse hacia la luz mientras un grito agónico quedaba colgado en el aire.

El anciano desapareció engullido por la luz. Alberto retrocedió unos pasos. La casa ahora no era más que un montón de ruinas, como si al desaparecer el viejo se hubiese deshecho la ilusión.

Los encapuchados salieron de entre los restos de la casa y Alberto echó a correr de nuevo.

Bajar no fue más fácil que subir, porque en la oscuridad cualquier obstáculo lo hacía tropezar y caer, pero se las arregló para llegar hasta el coche rápidamente. No podía más, estaba exhausto. Al llegar a la carretera se hincó de rodillas mientras recuperaba el resuello. Miró atrás y respiró aliviado al no poder ver aquellas extrañas luces. Entonces se levantó y se sorprendió al ver a su esposa esperándolo fuera del coche. El pequeño Andrés estaba con ella, de pie a su lado. Las caras de ambos irradiaban una paz que no parecía de este mundo. Era la serenidad de aquellos que conocían todas las respuestas, de los que ya no tenían miedo. Alberto comenzó a entender lo que sucedía en cuanto los componentes de la güestia salieron de entre las sombras e iluminaron el claro con la luz de sus faroles.

—Te estábamos esperando, papá. Ven, no tengas miedo, ahora ya podemos irnos todos juntos.

El pequeño le tendió la mano. Alberto avanzó hacia ellos con los ojos anegados en lágrimas y abrazó a su familia.

El sol todavía no había asomado por encima de las montañas y Luis, el panadero, ya llevaba una hora en la carretera. No le importaba madrugar, en el campo todo el mundo lo hacía, y era consciente de la suerte que tenía por poder continuar con el negocio familiar. Luis odiaba las tareas del campo. El olor del pan recién hecho dentro de la furgoneta era algo maravilloso y no le molestaba conducir, porque lo hacía con la seguridad de quien conocía aquellas carreteras de memoria. Por eso siempre que llegaba a la curva en la que algunos del pueblo decían haber visto el fantasma del viejo Tadeo, aquel chiflado que se había quitado la vida colgándose de una viga cuando el gobierno le había expropiado el terreno para la carretera, siempre paraba de silbar, levantaba el pie del acelerador y se santiguaba. No era bueno tomarse esas cosas a broma y nunca estaba de más un poco de precaución.

Esa mañana, en la curva maldita, Luis vio unas extrañas rodadas dibujadas en el asfalto que se salían de la carretera y se imaginó lo peor. Al asomarse al arcén y ver el coche destrozado, se santiguó de nuevo porque supo de inmediato que ya no se podía hacer nada más por aquellos desdichados.

A los bomberos les llevó toda la mañana excarcelar los cuerpos de los tres ocupantes del coche.

Roberto del Sol 

Anuncios
Comments
18 Responses to “La vuelta a casa”
  1. Roberto del Sol dice:

    Que sepas que no me gustan los relatos de terror que luego se cambian a pasteleros. Al pan pan y al vino vino. La ilustración la hice por sólo compromiso con los compañeros de SE y ya no me apetece trabajar más contigo. Aunque seas el último cuentista vivo sobre la faz de la Tierra.

    • ¿Ah sí, eh? Esas tenemos. Desagradecido… No tenías ni un miserable mendrugo que llevarte a la boca hasta que te invité a participar en esta convocatoria. Cría cuervos… Descuida, que ya no necesitaré más de tus ilustraciones de parvulario. Y al platu vendrás arbeyu.

  2. Yolanda Aller dice:

    Sería ideal para una película, verdad, Roberto? Veo a la “Guestia” como a la Santa Compaña en la película del “Bosque Animado” ¿a que sí?.¡¡qué bueno es!!

  3. Genial relato. Creo que Roberto del Sol miente cuando dice que Roberto del Sol no escribe bien, y que el relato pasa de terror a cualquier otra cosa. Tan mentira como si Roberto del Sol le dijera a Roberto del Sol que ha hecho un mal trabajo ilustrando. Mi consejo para Roberto del Sol es que haga las paces con Roberto del Sol, y que ambos se den cuenta que hacen un buen equipo.

    Ya fuera de bromas, me ha gustado mucho el cuento. La descripción del accidente me ha parecido de lujo, pues yo que de niño estuve en una situación muy parecida (aunque no morí, que yo sepa), siento que es justo así como ocurre. Todo se ve en cámara lenta y se sienten las cosas tal como las describes. El resto del relato, da igual de bien en el clavo, y se mantiene la tensión hasta el final. Bien logrado. ¡Felicitaciones a amabos! 😉

  4. Mariola dice:

    Lo que faltaba, dos Robertos artisazos en uno… ¡Vaya tela! Vales para todo y además lo haces de lujo. Pues nada, desdóblate las veces que quieras y nos haces disfrutar el doble. Y ya sabes lo que te comenté: esta historia me suena de primera mano, solo que yo afortunadamente no vi ni a la Guestia (precioso término) ni a la Santa Compaña y no tengo ni recuerdo, únicamente un vacío y un siete en la cabeza. O sea, que esa vez despistamos a la Parca. Que sea por mucho todavía, jejejeje.
    Dale un abrazo al otro Bob.

    • Correcto. Que tenemos que ir para allá, lo sabemos todos, pero cuantos más quiebros podamos seguir haciendo a este lado de la línea, mejor. Ya tendremos tiempo para lo otro. Es sorprendente la cantidad de personas que me dicen que, por desgracia, han vivido algo semejante (aunque, por fortuna, no con el mismo final). Como siempre, muchas gracias por todo, Mariola.

  5. Por Diosss Robert, tu relato te lo va a comprar Spielberg para forrarse. Dile al “otro Roberto” que no pida mucho royalty. Bueno en serio, me atrapó y con eso digo todo. Un saludo con mucho retraso, pero sincero.

    • Gratis se lo dejaba yo al Spielberg, Conchita!!!! Gratis!!! (Bueno, gratis no. Después de saber lo que sé y conocer el problema de la mano de alguien que lo ha sufrido en primera persona, que donase algo a la fundación Aladina). Gracias por dejarte atrapar…

  6. olgabesoli dice:

    ¡Madre mía, cuánto arte! No sabía yo, Roberto, que también ilustrabas y que lo haces tan bien. ¡Qué envidia me das! (sana, por supuesto).

    Al principio del relato me has engañado, porque no parecía tan terrorífico como a los que nos tienes acostumbrados, pero enseguida me he dado cuenta de mi error… este es, sin duda, otro gran relato de los tuyos, que huele a noche húmeda y oscura y a miedo del verdadero. ¡Siempre es un placer leerte, y ahora, también verte!

    • De envidia nada, Olga. Como diría el maestro Yoda, el arte sí que es poderoso en ti. Yo tan solo me divertía un poco al explorar otros caminos de la Fuerza. Gracias por estar ahí siempre.

  7. Paloma Muñoz dice:

    Dos Robertos divinos de la muerte, nunca mejor dicho, jajajaja. En serio, ¡menuda historia de terror y fantasía terrorífica que se ha marcado el don Roberto escritor y en cuento al don Roiberto ilustrador, bueno pues que casa estupendamente con el relatazo, glubssssssss, ¡se me ponen los pelos de puta! esas carreteras…
    Deberías participar como ilustrador.
    Una felicitación de once para los dos,
    Un abrazo, Paloma

    • Paloma Muñoz dice:

      Perdónnnnnnnnnnnn que quería decir los pelos de PUNTA, jajajajajaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Eso me pasa por correr demasiado con las teclas

    • ¡Gracias, Paloma, por los piropos! Y no te preocupes por lo de las teclas, que el auto corrector y yo ya las hemos liado más pardas… ;D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: