Rezagos rojos

Autor@: 

Ilustrador@: 

Corrector@:  

Género: Poesía

Rating: +18

Este relato es propiedad de Carolina Cohen. Las ilustraciones son propiedad de Rosa García. Quedan reservados todos los derechos de autor.

Rezagos rojos.

Me cuesta discernir entre el recuerdo, la piel, la imagen del sueño
Aunque me sigue la sangre aterrorizando sin remedio.
Las calles vienen y pasan cargadas
los hedores, las fragancias, el aire perfumado de siluetas de manzana
deslumbran asimismo sus miradas, su esencia… las manos rítmicas y flamencas de ese traje rojo que luego desangra
y me aterroriza sin remedio…

He intentado convencerme que todo fue un ensueño
repitiendo,
una vez y otra,
el cúmulo volátil de palabras cansadas
que me han impregnado en boca de todos,
allegados, especialistas y amigos
enrojeciendo mi garganta,
hirviéndome la ira
pero sigo viendo esa sangre que me infringe un terror que me desgarra.

Rojo labios,
de carmín-mate aderezando fonemas que ensalzan
con la tibieza del engaño,
como espada en las espaldas,
y en la oportunidad se enganchan al cuello en virtud de su mordaz desenfreno
como al corazón
entre los glúteos
las mucosas que derraman los fluidos del cuerpo.

La vi cruzar el umbral aquella noche
casi, como si me mirara fijamente
entre copas y deshonras abatidas en la alfombra,
de aquel sitio lúgubre,
de sangre entre las luces
convertido en mi refugio de terror en los últimos meses.

La invisibilidad y poca valía eran continuos en mis días
aunque humanamente, a pesar de mis juegos, todos ellos subyacentes,
estaba ahí para aliviar mis soledades.

Ilustración de Rosa García

Ella se acercó, preguntándome cualquier cosa
y aunque no estoy seguro qué le respondí en su momento,
poco después la vi sentarse cerca, a mi lado, sonriendo
con sus manos insinuándole caricias a mi rostro.

Me sorprendió lo embriagado que estuve de repente
pero siendo una mujer hermosa,
de aquellas que sólo se merecen una vez en la existencia
y sabiendo de mi disposición y entusiasmo
no me molesté en nada, porque la noche prometía gran revancha.

Es poco lo que logro, a partir de ahí, recuperar de mis recuerdos:
Un vino rojo embebido entre sus venas,
de imperante fuerza como el fuego de su vulva;
Un rostro joven,
que murmura por las noches,
vasos vacíos, la plegaria misericorde;
Un grito inerte que me asusta y que me anima
la sangre de un hombre derramada en su vestido
Cabellos sueltos, los chillidos que no cesan
la bruma espesa y el olor a cigarrillo
¿Dónde me encuentro?
“No te preocupes, que has venido para esto.
Será sólo un minuto, y seremos felices para siempre”
La herida intencionada, que conduce a la muerte,
y una risa turbia, codiciosa, de frenética afluencia.

Ilustración de Rosa García

A veces creo que me abdujo entre su vientre
para liberar sus penas como madre y como esposa
cuando me veo desbocado acuchillar sobre sus cuerpos
carne rojiza de animal envestido
que encuentra inminente la caída de la muerte.

Me pregunto si fui yo o un doble de mi mente,
un error del sistema
una fuga de la Matrix,
tal vez fui escogido,
parte activa de un experimento
o en una realidad paralela, roto en mil fragmentos.

¿Quién soy y fui realmente?
¿El obrero de ocho horas,
El hombre que, de una forma u otra, decidió ceder su cordura?
Y a ella, que habiéndome prometido su amor, desde aquella noche no volví a verle…
Aunque la sangre y los recuerdos me siguen aterrorizando sin remedio.

Carolina Cohen Polanco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: