La maldición

Autor@: 

Ilustrador@: 

Corrector@: 

Género: Fantasía urbana

Rating: + 13

Este relato es propiedad de Olga Besolí. La ilustración es propiedad de Ana Carmen Kummerow. Quedan reservados todos los derechos de autor.

La maldición.

El cielo y el infierno no existen. Os lo digo yo que llevo milenios pasando de una vida a otra. Y en todo este tiempo no he encontrado consuelo en ningún paraíso, ni Nirvana, ni Valhala. No existe ningún lugar de reposo tras la muerte, sino otra vuelta de espiral que te lleva al mismo lugar, al punto de partida: otra vez sometido a las inclemencias y debilidades de un cuerpo latente atado a una vida. Sí, la reencarnación sí que existe, y es la única teoría que puede dar una explicación a lo que soy desde los principios de los tiempos, un alma perdida que vaga de cuerpo en cuerpo, de existencia a existencia.

¿Qué sentido tiene la eternidad? Los siglos pasan, las grandes civilizaciones desaparecen, los imperios se derrumban y en su lugar nacen nuevas naciones que, como sus antecesoras, prometen grandes avances para la humanidad que pronto se convierten en nuevas formas de esclavitud y dominio de los pueblos. No importa si se llama imperio romano, nacional socialismo o estado de derecho. Lo que llamáis civilización es una pirámide cuyo peso aplastante descansa sobre la multitud de pequeñas piedras que a duras penas resisten en su base. La he visto con muchos nombres, defendiendo muchas banderas y órdenes nuevos, pero al hacer cuentas siempre acaba siendo más de lo mismo.

Estoy harto. Harto de mi propia existencia que llena de hastío mi paso por este mundo sin sentido. Me acuesto, me levanto, vago por mi casa, como, bebo. La pereza domina mis días y mi cuerpo ha perdido flexibilidad y ha ganado peso. ¿Acaso importa? ¿Qué es lo peor que puede pasarme, que me muera? Volveré a renacer, y gozaré de un cuerpo nuevo, más ágil y joven. Al menos durante unos años, aunque me temo que irremediablemente terminaré atrapado en un cuerpo viejo, ajado y malhumorado de nuevo.

Solamente el descanso me libera. En mis sueños mi Ba se despoja de las limitaciones del cuerpo transitorio y despliega sus alas. Allí, en la otra cara del espejo, en el mundo verdadero y cierto que no es este horrible mundo real y físico, soy realmente yo. Allí permanezco cuando estoy entre vidas, en el Duat, donde no existe el tiempo ni la gravedad ni el espacio.  Allí es donde mi Ba y mi Ka se funden en la oscuridad, cuando el cuerpo se adormece y desata el nudo que lo liga al alma. Pero las visitas son cortas. Mis sueños son rápidos y mi dormir es ligero. Cualquier ruido tira del cordón invisible que me une al cuerpo y a la tierra que estoy harto de transitar, en una terrible maldición de la que no hay escapatoria posible.

Y lo digo con conocimiento de causa, porque mi pobre existencia ha terminado de multitud de formas diferentes. Que yo recuerde he sido momificado, apedreado, ensartado con una flecha, ahogado, quemado, desmembrado, devorado, me he caído, me han disparado, me han estrangulado y en multitud de ocasiones me he muerto de viejo, frío o hambre. Pero en todo esto siempre ha habido un hecho inamovible. Tras una muerte siempre renazco a la vida en un nuevo cuerpo.

Y cuando llevas milenios haciéndolo, terminas más que harto. Ya nada me alegra la vista, lo he visto todo; ya nada deleita mis oídos, ya lo que oído todo; ya nada puede sorprenderme, lo conozco todo. Ese es el precio que pagas por subirte al tren de la eternidad, del que no puedes bajarte, a no ser que descubras el contrahechizo del que te maldijo con la vida eterna.

Y el mío fue a mi primera muerte, cuando el imperio al que pertenecía erigía grandes pirámides funerarias y enormes templos a sus dioses. Yo no morí de forma natural ni accidental, fue totalmente premeditado. Mi amo sí lo hizo de manera casual, al caerle un gran bloque de piedra encima, cuando ayudaba a erigir la cúpula de la gran pirámide de Keops.

Mi amo no era un simple obrero, no, sino uno de los capataces encargados de la construcción. De hecho conocía personalmente al faraón, pues fueron amigos de infancia. Al menos eso me contaba él. Pero yo fui su más fiel amigo y sirviente; él siempre fue atento y buen compañero conmigo. Nunca se casó. No amaba a las mujeres, todo su cariño fue para mí. Pero el día en que murió cambió mi suerte. Como hombre de confianza del faraón, fue embalsamado y enterrado junto con todas sus propiedades, entre las que me encontraba yo, su humilde servidor. Me momificaron en vida y mientras lo hacían leían los versos mágicos del Libro de los Muertos y cantaban cantos fúnebres a la diosa Bastet. Fui enterrado junto a mi amo en una de las salas menores de Keops, por orden directa del faraón y eso es todo lo que sé. Porque allí, en la húmeda oscuridad de esa sala, al lado del frío cuerpo momificado de mi amo, expiré el último aliento de mi primera vida.

Si mi amo transita como yo, de una vida a otra, lo desconozco; nunca nos hemos reencontrado. Al principio lo busqué, vida tras vida, convencido de que el poder de Anubis, que lo ampara a él, es tan fuerte como el de Bastet, mi diosa. Pero o no es así o Ra decidió separar definitivamente nuestros caminos. Ahora, después de tanto tiempo, ya ni lo intento. Ya no me escapo por las noches, ni me convierto en un callejero que recorre calles y callejuelas sin descanso hasta que termina muerto en una cuneta.

Ahora me limito a esperar en la comodidad de un hogar. Esperar la comida. Esperar mi ratito de descanso. Esperar un nuevo día tras otro. Esperar a vivir un día más. Esperar a morir al siguiente. Y esperar pacientemente que mi joven compañera encuentre entre esos libros de magia ancestral que tanto estudia un antiguo maleficio que deshaga el que me ata a la vida. Si lo hace, ella será mi última dueña y no me arrepentiré de ello. He sobrepasado con creces las siete vidas que me correspondían.

Ilustración de Ana Carmen Kummerow

Ella entiende mi tristeza y mi desazón. Sabe de mi tránsito de mil vidas por este mundo porque ha caminado junto a mí en el Duat de los sueños. Allí nos hemos mostrado retazos de nuestras existencias pasadas, los mejores y los peores. Allí nos hemos contemplado tal como somos en realidad. Yo he desplegado mis alas ante ella sin pudor y he sido testigo de su verdadera y poderosa alma de hechicera, casi tan vieja como la mía. Por eso también espero que quizás encuentre un fin a la maldición que me persigue.

Mientras tanto, me limitaré a ronronear cuando me rasque la cabeza, a sentarme a su lado cuando me necesite, a comer la comida que me prepare, a soñar junto a ella en su cama llena de amuletos y a vigilar atentamente las energías que despliega cuando practica uno sus rituales mágicos.

Y a esperar el fin de la maldición, de mis días o de los suyos.

Olga Besolí
Agosto 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: