El nombre de la Cosa

Autor@: 

Corrector@: 

Género: Relato corto

Rating: Todos los públicos

Este relato es propiedad de Paloma Muñoz. Quedan reservados todos los derechos de autor.

El nombre de la Cosa.

Hace muchos años que vi una película horripilante cuyo título, La Cosa, me produjo una sensación de terror, asco, desasosiego y mal rollo impresionantes.

Nunca antes me había sentido tan mal. Bueno, me ocurrió algo parecido cuando vi Alien, el octavo pasajero, aunque no salí de la sala tan afectada.

Recuerdo que salí con las piernas que no me sostenían como Rambo.

Cuando vi Alien iba con unos amigos.

Durante  la proyección de La Cosa iba acompañada del que hoy es mi marido.

¡Pobre hombre, vaya tardecita que pasó!

Los dos salimos cagándonos en todo lo inimaginable después de asistir a ese espectáculo abominable de efectos especiales a cada cual más grotesco, espantoso, repulsivo y abyecto.

El director de esa “película de culto” según los expertos en la materia,  John Carpenter, dio el do de pecho con esa asquerosa película que copiaba la historia de la célebre El enigma del otro mundo de los años cincuenta.

Para nada se parecía.

Muy al contrario: el terror más deleznable y vomitivo se adueñaba de la historia que no escatimaba en escenas tan sumamente desagradables que herían cada dos por tres la sensibilidad del más pintado.

No voy a entrar en describir tales escenitas, basta con decir que en una ocasión me enviaron por el Facebook una publicación en la que, precisamente, se exhibían escenas de tan horrenda película pero hechas con ¡plastilina!

Pues aunque estuvieran hechas con plastilina seguían produciéndome un mal rollo indescriptible.

Recuerdo al presentador Florencio Solchaga presentando en la tele la película y diciendo muy serio y profesional:

‹‹ Las imágenes que van a presenciar son altamente violentas y terroríficas y pueden herir la sensibilidad de los telespectadores››  o algo así.

El bueno de Florencio Solchaga le hizo un gran favor a La Cosa porque la gente fue a verla a mansalva.

Además se presentó en el Festival de Sitges en el año 1982.

Pero a lo que voy, esta película me produjo mucho miedo y mucho asco.

Recuerdo que hubo gente que se salía de la sala. No me extraña. Yo casi salgo corriendo despavorida y ¡mira que me gustan las películas de terror y ciencia ficción! pero esta espeluznante “Cosa” me hizo odiar a John Carpenter.

No se trataba de lo que me hizo sentir Alien y su claustrofobia de peligrosos giros con esos pasillos y rincones tenebrosos de la nave Nostromo a la espera de que salga el jodido extraterrestre.

Porque  a pesar de lo repelente que era el  bicho, era eso… un bicho.

Pero esta cosa era un ser proteico que adoptaba  forma o formas terroríficas de pesadilla.

Y no quiero seguir dando más explicaciones que mala de la muerte me pongo.

Mucho miedo y mucho asco.

No volví a verla.

Eso me ahorré.

Por cierto, casi me alegro de que mi relato no tenga ilustración.

Gracias.

Paloma Muñoz

Madrid, 4 Octubre 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: