La torre de los monstruos

Autor@: 

Ilustrador@: 

Corrector@: 

Género: Narración

Rating: Todos los públicos

Este relato es propiedad de Conchita Ferrando de la Lama. La ilustración es propiedad de Paloma Muñoz. Quedan reservados todos los derechos de autor.

La torre de los monstruos.

Toc, toc…

—¿Viven aquí los monstruos?

—¿Quién va? Decid vuestra contraseña.

—Frankenstein.

Silencio tras la poterna de la altiva Torre de Sola, aislada tras el puente levadizo que la selló hace ya mucho, mucho tiempo…

¡Sshhhhrrisshhhh! Los goznes oxidados de la recia poterna chirrían al ser abierta por el jorobado portero de la Torre.

—¿Quién sois, señora?

—La creadora de una historia de mucho mucho miedo, récord Guiness de horrores y pesadillas.

—¡Bah! No será para tanto, noble dama.

—¡Sí, sí!  Gané con mi criatura monstruosa un reto de miedo y terror en un importante grupo de escritores, con una historia que no solo daba miedo, sino mucho mucho miedo.

—¿Sois entonces Mary Shelley, la creadora de Frankenstein, hecho con retales de cadáveres?

—Sí, y busco lugar adecuado para que mi hijo se sienta bien acompañado, pues su aspecto es monstruoso, pero su corazón es reflejo del mÍo, bondadoso y un poco hippy.

Mientras atraviesan el recinto de zonas amuralladas, una voz en off va relatando la historia de la abandonada Torre de Sola.

Se cuenta que una bella dama vivió aquí hace muchos años y que el viento susurra al atardecer poemas de antiguos guerreros que la custodiaron.

La dama, con su cucurucho medieval rematado por velos azules y fucsias, bordó junto a sus damas de honor gualdrapas y estandartes para sus paladines, que lucieron en batalla, en justas y palenques, con los escudos de la Torre de Sola sobre sedas, terciopelos y brocados refulgentes al sol.

Un día los caballeros tuvieron que marchar a la batalla. Ella los despidió desde lo alto de las almenas de la torre, pero jamás volvieron.

Allí quedó la dama silenciosa y triste, en su torre cercada por los fosos, perdida en el horizonte malva, cerrado el puente levadizo para siempre.

Cuentan que, a veces, desde lejos se ven los velos del cucurucho de la dama asomar por las almenas , y el ulular del viento trae sonidos extraños, como de música estruendosa, risas y gritos. Sobre las almenas aparecen monstruosas figuras de jorobados, demonios  y momias rodeando una gran marmita negra fuegos fatuos.

—¡Vale! Cortad el rollo y avisad a vuestra dama.

—¡Voy! ¡Quasimodo!, anda a pedir permiso a nuestra dama a ver si hay sitio para un monstruo más, aunque sea en las mazmorras.

La figura de una brujita surca el cielo acercándose a dar la bienvenida a la visitante. Monta una escoba-vaporetta y va vestida con pantaloncito corto, botines rojos y un gran gorro de copa picuda, dejando en el cielo una estela donde se lee «La Torre de Sola».

Ilustración de Paloma Muñoz

—Venid conmigo, noble señora. Os guiaré al comedor de la torre donde se reúnen los habitantes para cenar. Nuestro cocinero, Momia Desvendá, prepara deliciosos menús franceses en su gran marmita negra. Hoy toca sopa de gusarapos y chuleta de diplodocus. Es un poco desgarbado, con las vendas que le cuelgan rotas por el paso de los siglos, pero en Francia no hubo otro mejor y su alma destila belleza, rara, pero belleza.

Llegan al gran comedor de muros de piedra, en cuyo centro hay una antigua mesa redonda donde doce monstruos dan cuenta del menú.

En la presidencia, la dama de la Torre de Sola, con su singular cucurucho, recibe cordialmente a la visitante.

—¡Atención, queridos caballeros monstruitos! Os presento a la «mamá» de Frankenstein, que busca alojamiento entre nosotros para su «criatura».

Aquí, gentil señora Mary Shelley, todos volcarán sus nobles corazones para acoger a vuestro Frankenstein. Y si necesitáis más piezas de recambio para él, las encontrareis en nuestras mazmorras, donde se almacenan enemigos vencidos en otras épocas. Compartid nuestra cena y brindemos por vuestro gran éxito en el reto de crear el personaje de más miedo y horror que venció a tantos ilustres literatos de vuestro grupo.

»¡Alcemos nuestras copas con la mejor sangre Gran Reserva! y luego danzaremos todos en una gran Rueda Chospona.

Aquí todo el mundo baila, ríe y se divierte, muy al contrario de lo que pasa al otro lado de la poterna de esta Torre. Nuestros monstruos tienen todos pedigrí.

»A vuestro lado está Satancillo, un demonio caballeroso y muy ligón, que cuida de que ningún humano farsante y buscapleitos traspase esa puerta. Como veis, luce falda plisada escocesa, por su origen, y un gran espadón por si alguien se sobrepasa.

»Al otro lado Quasimodo, Quasi para los amigos, cuya sola apariencia es capaz de hacer desistir al más pintado de venir a incordiar con agresiones mundanales. Es jorobado, feo y con voz de trueno, pero vigila y cuida de todos nosotros como el mejor guerrero. Incluso mantiene a raya a los dragones del foso, cuyo fuego usamos para encender los leños de las hogueras que circundan las almenas y que tanto miedo dan a los tontos de allá fuera.

»La gente desconoce todo de los monstruos, pero realmente están en el interior de cada humano, y toman de este apariencias según las circunstancias. Rara vez afloran aspectos feroces, aunque ocurre, pero siempre hay corazones luminosos en todo humano que se encierran dentro de cada apariencia monstruosa. Y aquí las pueden exhibir con toda libertad y alegría.

»Esperaremos encantados a vuestra criatura, cuyo corazón tierno ya conocemos. Aquí se sentirá como en casa porque, noble señora, ¡AQUÍ VIVEN LOS MONSTRUOS!

Conchita Ferrando (Jaloque)

Anuncios
Comments
One Response to “La torre de los monstruos”
  1. Muchas gracias Paloma Muñoz por tu ilustración. Es muy alegre y va muy bien con mis monstruos que son alegres y forman una bonita pandilla….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: