Escapada al castillo

Autor@:
Ilustrador@: Rafa Mir
Corrector@:
Género: Relato
Rating: Todos los públicos
Este relato es propiedad de Paloma Muñoz. La ilustración es propiedad de Rafa Mir. Quedan reservados todos los derechos de autor.

Escapada al castillo.

Un día, el matrimonio formado por Joe Polished y su mujer Mary Dove decidieron dejar su hogar, un piso de dos habitaciones en un suburbio de Londres, y viajar hacia el norte de Francia con sus dos hijos de corta edad para vivir en un castillo.

Un castillo de cuento de hadas.

Esta intrépida pareja tenía muy claro que quería vivir en Francia porque les molaba cantidad la forma de vida de sus vecinos franceses.

Les entusiasmaba su gastronomía, sus costumbres, sus fiestas, sus detalles a la hora de crear un ambiente agradable, confortable, encantador y ese toque de glamour, de sofisticación y de Grandeur que tanto les pone a los ingleses.

Así que con un importante ahorro de dinero decidieron comparar un castillo.

Así, como quien se va a comprar una bolsa de castañas.

El castillo, al que echaron la primera vista a través de un catálogo de propiedades  que estaban a la venta en la bella y fascinante región de la Normandía, era una imponente  construcción de la segunda mitad del siglo XIX y cuya propiedad había pasado de padres a hijos hasta hacía aproximadamente unos  cuarenta años.

Ilustración de Rafa Mir

Desde entonces, el castillo fue abandonado el pobre.

Pero el matrimonio Polished cuando  vio el castillo supo que su destino llamaba a la puerta y que su vida iba a cambiar por completo.

La vida de Joe y de  Mary Dove y, por supuesto, la de sus dos pequeños hijos  Anthony  y  Deirdre iba a ser una continua explosión de vitalidad, alegría y bienestar.

El lugar era maravilloso y cambiante porque las estaciones del año transformaban el paisaje y la luz en los campos de esa preciosa región de Francia.

Mary Dove deseaba tranquilidad y un continuado contacto con la naturaleza para ella y su familia y el castillo y sus alrededores proporcionaban una fascinante sucesión de paisajes  difíciles de olvidar.

Joe era ingeniero y sabía lo que se hacía cuando compró el castillo.

Un descendiente de la familia Boncroissant, propietaria del castillo y de las propiedades adyacentes,  el abogado Yves Delaroche hizo entrega de las llaves a Joe y Mary Dove y les aclaró que todo cuanto había en el castillo y de las demás propiedades que habían adquirido les pertenecía por completo.

Pero claro, detrás de todo cuento de hadas, como comentó una vez Mary Dove, siempre hay un pero. Y ese pero no era una pera sino una restauración completa del castillo abandonado durante décadas y de las propiedades que estaban hechas una mierda.

Así que Joe y Mary Dove con la ayuda de unos amigos ingleses que también habían decidido ir a vivir a la dulce Francia pusieron manos a la obra y comenzaron la restauración y rehabilitación del castillo y de las demás propiedades.

Pero a pesar del  gran trabajo que hacer, tanto Joe  como su mujer, que era una estupenda diseñadora y decoradora con una imaginación y disciplina excepcionales, a parte de su perfeccionismo y su obsesión por el trabajo bien hecho y bien acabado, estaban encantadísimos con su nueva vida en el castillo.

La naturaleza estaba presente en todos y cada uno de los detalles del día y de la noche.

Si el castillo y sus alrededores eran bellos y fascinantes en verano, lo eran en primavera cuando la explosión de los colores de las flores creaba un ambiente embriagador de olores y de sabores, ya que recogían ciertas flores para elaborar sofisticados platos de cocina francesa.

Y no digamos en otoño con los colores de los árboles, la niebla que desprendía el foso que rodeaba el castillo y el misterio de la luz  otoñal, la lluvia y  la nieve.

Así que poco a poco fueron transformando ese lugar mágico de ensoñación perpetua y fueron haciéndose con las costumbres francesas y sus ricas frutas y verduras que recolectaban del huerto, las carnes, quesos que adquirían en los mercados de la región y por supuesto, los  vinos y licores que con el tiempo llegaron  elaborar.

Poseían una extensa bodega en la que almacenaban botellas de vino y champán que compraban en establecimientos recomendados y Joe destilaba licor de frutas y elaboraba riquísimas compotas y mermeladas que hacían las delicias y la ilusión de los niños en sus merendolas.

Pero tenían que vivir de algo y decidieron  alquilar unas cuantas habitaciones cuando estuvieran completamente transformadas para huéspedes con pasta y para invitados especiales.

Organización de eventos como bodas, bautizos, comuniones y funerales.

Funerales, sí.

Porque tenían amigos irlandeses y ya conocemos la predilección  de los hijos de Irlanda por el jolgorio y el bebercio  cuando un señor o señora  irlandés estiraba la pata.

Mary Dove, siempre tan creativa y emprendedora ,había propuesto a su enamorado marido el negocio de alquilar el castillo y los jardines para organizar bodas,  Tea Party semanal y otras fiestas que dejaran una buena cantidad de dinero para seguir con el tren de vida que llevaban en el castillo.

Los niños iban al colegio local y eso dejaba a Mary Dove tiempo para explorar nuevas posibilidades de negocio utilizando las dependencias del castillo y las demás propiedades compradas como un invernadero, un jardín enorme amurallado, unas antiguas caballerizas y otras construcciones de época.

La naturaleza era la verdadera protagonista de este lugar maravilloso y único ya que cambiaba y fascinaba por igual a la familia Polished y a sus invitados y clientes.

Vivir así no es morir de amor.  Es vivir en constante estado de fascinación.

Y eso lo consiguieron Joe y Mary Dove Polished y sus dos hijos.

La naturaleza es la verdadera protagonista de esta curiosa y encantadora historia.

Hay que comprarse un castillo en el norte de Francia para comprobarlo y para disfrutarlo.

Paloma Muñoz
Madrid, 30 de noviembre de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s